La crisis sanitaria ha demostrado que las reformas laborales son injustas y perjudiciales

Votar sobre el Estado de Alarma, teniendo en cuenta la opinión de los expertos en salud, es una obligación de los grupos parlamentarios porque la prioridad es frenar esta pandemia” y en cuanto a los temas relacionados con la reforma laboral hay que remitirse a la mesa de negociación entre patronal y sindicatos “porque ya hay muchas promesas incumplidas y no hay que generar más expectación”.
Print This Post
  
  
Email This Post   


El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, se ha referido en varias entrevistas – Cadena Ser, Onda Cero y Radiocable- al acuerdo alcanzado entre el PSOE y Bildu para derogar la reforma laboral como un “acuerdo político que va en la línea de lo que habíamos planteado, pero no viene a facilitar el desarrollo de las negociaciones”.

Pepe Álvarez ha explicado que se ha enterado de la noticia y del propio texto del acuerdo a través de los medios y que “hay que distinguir entre la vida política y lo que tienen que ser las negociaciones sobre un tema tan serio como son las relaciones laborales”.

“Votar sobre el Estado de Alarma, teniendo en cuenta la opinión de los expertos en salud, es una obligación de los grupos parlamentarios porque la prioridad es frenar esta pandemia” y en cuanto a los temas relacionados con la reforma laboral hay que remitirse a la mesa de negociación entre patronal y sindicatos “porque ya hay muchas promesas incumplidas y no hay que generar más expectación”.

Álvarez ha manifestado que la mesa de negociación sobre la derogación de la reforma laboral está hibernando porque cuando comenzó la crisis sanitaria “centramos todos los esfuerzos en afrontar el día a día de esta pandemia desde el punto de vista económico y laboral pero cuando esto termine tenemos que retomarla”.

“A pesar de que muchos quieren hacernos creer que sí, los ERTEs son previos a las Reformas Laborales, procedente del Estatuto de los Trabajadores que se ha revelado como un instrumento que da suficiente flexibilidad y anula la práctica totalidad de las reformas que se hicieron como consecuencia de la crisis de 2008” ha dicho.

“Nosotros estamos por la derogación total desde el primer día y pensamos que no hay ninguna imposibilidad técnica volviendo a la legislación anterior, pero también somos conscientes de que no podemos estar bailando al ritmo que marca la vida política porque ésta tiene turbulencias y poca estabilidad. Los cambios tienen que ser fruto del Diálogo Social, y para ello hay que dejar tiempo al diálogo y a la negociación. Estoy convencido de que la patronal tiene el mismo espíritu.”

Los cambios en la reforma laboral deben ser fruto del Diálogo Social

Pepe Álvarez ha subrayado que la derogación de la reforma laboral está pendiente desde la primera legislatura de Pedro Sánchez y “es necesario retomarla y recuperar, cuanto antes, elementos como la autorización administrativa previa en los Expedientes de Regulación de Empleo, la ultraactividad de los convenios, o el precio del despido”.

“Toda una serie de cuestiones que hay que llevar a la mesa de negociación con la patronal porque nos jugamos no sólo el bienestar y la estabilidad de los trabajadores y las trabajadoras de nuestro país sino el futuro del trabajo”.

Además, Álvarez ha destacado que “es un error pensar que los cambios en la normativa laboral o una posible derogación de la reforma laboral van contra las empresas. Las empresas pueden funcionar perfectamente –como ha pasado ahora- sin la reforma laboral, de hecho, hay casi 4 millones de trabajadores en suspensión temporal de empleo y es algo que se ha hecho sin la ella”.

Acordar medidas para la reactivación de la economía

Además, en su intervención en la videoconferencia “Conversaciones en Red “El Futuro de España: Covid-19”, el Secretario General de UGT también resaltó que “en estos momentos se debe abrir un proceso de concertación para poner en marcha medidas de reactivación de la economía. Es necesario incentivar el consumo interno algo a lo que ayudaría, sin duda, la puesta en marcha de la renta mínima vital o jugar con impuestos directos como el IVA”.

“La estabilidad en el empleo y los salarios son elementos clave para activar el consumo que con la reforma laboral no están presentes. La derogación, por tanto, no es una medida que vaya contra las empresas y contra la economía sino al contrario, ayudará a tener un sistema productivo diferente al que teníamos con más calidad y con más valor añadido”.

“Estos elementos deben ir a la mesa de negociación con la CEOE y, si es posible lleguemos a un acuerdo conjunto, porque ese es el camino y eso es lo que da tranquilidad y seguridad a los trabajadores y más en un contexto de agitación política” ha finalizado.