El sindicato exige a la patronal vasca un nuevo impulso a los convenios y la garantía de subidas salariales a los trabajadores

En el mes de octubre, el IPC interanual ha alcanzado el 2,3% (dato que no se daba desde noviembre de hace dos años) y respecto al mes anterior en el País Vasco ha subido una décima más que en el conjunto del Estado; el acumulado de enero a octubre también se sitúa una décima (1,9%) por encima del general (1,8%), por eso recuerda la importancia de que los trabajadores no pierdan ahora capacidad de compra, porque sería negativo para la economía.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La Secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi, Maribel Ballesteros, exige a la patronal vasca un nuevo impulso en la negociación colectiva de nuestra Comunidad autónoma, donde todavía el 48% de los trabajadores tienen sin actualizar las condiciones laborales. Y “que en los acuerdos se garantice el poder adquisitivo de los salarios”.

En el mes de octubre, el IPC interanual ha alcanzado el 2,3% (dato que no se daba desde noviembre de hace dos años) y respecto al mes anterior en el País Vasco ha subido una décima más que en el conjunto del Estado; el acumulado de enero a octubre también se sitúa una décima (1,9%) por encima del general (1,8%), por eso recuerda la importancia de que los trabajadores no pierdan ahora capacidad de compra, porque sería negativo para la economía.

“Los trabajadores vascos -afirma- estamos soportando la subida del IVA y varias subidas de las tarifas eléctricas, si a dicha situación le añadimos que unos 250.000 trabajadores vascos tienen sin actualizar sus salarios y que se ha recortado el de los empleados públicos, la situación no se presenta buena para el consumo, fundamentalmente de servicios, como comercio y hostelería, donde además se dan los empleos más precarios.”

Maribel Ballesteros reconoce que parece que la negociación colectiva empieza a despuntar, al haberse firmado convenios como el de Metal de Gipuzkoa, que afecta a cerca de 60.000 trabajadores, pero abunda en que “la patronal debe de apostar por dar un nuevo impulso a los convenios y por la recuperación económica de los salarios, para que exista cierta garantía del poder adquisitivo con respecto al IPC, ya que los convenios hasta ahora tienen una medida de subida salarial del 1,3%, lo que “ya supone una pérdida de poder adquisitivo y provoca que se retraiga el consumo”.