UGT- Euskadi exige consenso sindical en la Ley de Empleo Público vasco

En la reunión de mesa general, de esta mañana, con el Gobierno vasco, por la gran trascendencia que tiene, ya que va a regular el acceso y las condiciones de trabajo de los 130.000 empleados/as públicos vascos, de todas las administraciones de nuestra Comunidad Autónoma.
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT ha reclamado al Gobierno vasco, en la reunión de esta mañana, consenso sindical en la Ley de Empleo Público, por la gran trascendencia que tiene, ya que va a regular el acceso y las condiciones de trabajo de los 130.000 empleados/as públicos vascos, de todas las administraciones de nuestra Comunidad Autónoma.

Las representantes de la Federación de Empleados de Servicios Públicos (Fesp) de UGT-Euskadi reconocen que en este borrador de la ley se recogen varias aportaciones presentadas por este sindicato en anteriores legislaturas, sin embargo, hoy por hoy no reúne los requisitos imprescindibles para dar salida a las diferentes problemáticas existentes. “Este anteproyecto mejora lo presentado hace dos años, pero es muy mejorable”.

UGT va a seguir aportando nuevas alegaciones al anteproyecto, exige buena “fe negocial” y mayor plazo para presentar alegaciones, dado que se trata de una una ley trascendental para todos/as los empleados públicos.

En la reunión de hoy, UGT ha vuelto a reclamar que se establezca el 8% como máximo la temporalidad y que se cierren puertas a la privatización y ha exigido que se establezca la consolidación de plazas y el mantenimiento de los servicios públicos, un modelo abierto y permanente de provisión de puestos de trabajo, una promoción interna real y un proceso de consolidación de empleo en el conjunto de la Administraciones Públicas.

Los representantes de UGT consideran ineludible que en esta ley se contemple una cláusula de reconocimiento de deuda o de garantía de los acuerdos y, entre otras cuestiones, considera muy grave que el personal empleado público monolingüe vea coartado su derecho a la movilidad y a la promoción interna por la exigencia de perfiles. “Abogamos por el euskera, pero éste es un problema que debe resolverse con el relevo generacional. Hacemos propia la NO exigencia de perfil, una vez que los trabajadores/as han accedido al empleo público”.