UGT-Euskadi exige reactivar el acuerdo de junio e implantar el teletrabajo en el Gobierno vasco y sus organismos

Al menos 15 trabajadores/as de servicios centrales de Lanbide se han contagiado de COVID-19, hace diez días. UGT exige transparencia y que la dirección de Lanbide investigue y de cuenta de cómo se encuentra en estos momentos la situación.
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT – Euskadi ha exigido al Gobierno vasco reactivar el acuerdo que firmó en junio con este sindicato ante la actual oleada de contagios de COVID-19 y que tiene como consecuencia el contagio a la vez de personas en las mismas dependencias como el ocurrido hace diez días en los servicios centrales de Lanbide, de Vitoria-Gasteiz, en el que se detectaron al menos 15 personas contagiadas en la misma planta. El acuerdo contempla principalmente el teletrabajo entre las medidas para evitar la expansión del virus.

UGT exige transparencia y que la dirección de Lanbide investigue y de cuenta de cómo se encuentra en estos momentos la situación. “Ya que no conocemos ni el número de personas exacto que se han contagiado en esos días por el virus”.

Para UGT es imprescindible que disminuya el número de personas presentes en las oficinas, en el caso de los servicios centrales de Lanbide son 220 trabajadores/as, de ellos a 80 se ha hecho PCR, sin que la administración haya dado resultados a los delegados/as de prevención. Es necesario implantar la modalidad de teletrabajo, en un servicio como éste en concreto que no tiene atención al público; así como poner a disposición del personal mascarillas FFP2.

UGT recuerda que durante todo el verano se ha mantenido el teletrabajo, principalmente para padres con hijos en edad escolar y/o dependientes y personas de riesgo. Medidas que es necesario alargar en el tiempo por el empeoramiento de los contagios durante la pandemia.

El sindicato recuerda que el endurecimiento de las medidas sociales y otras medidas preventivas en centros de educación y centros de día afecta a los trabajadores/as y a la conciliación de la vida laboral y familiar, afrontando situaciones difíciles de resolver ante el confinamiento de sus hijos/as o cierre de aulas en los colegios.

UGT estima que esta situación reviste tal gravedad que no permite demorar la puesta en marcha de las medidas acordadas por más tiempo.