UGT-Euskadi urge al Gobierno vasco a complementar los ERTEs a trabajadores/as con rentas por debajo de los 24.000 euros

En la reunión de la Mesa Económico-Social COVID-19, de esta mañana, el Secretario General de UGT-Euskadi, Raúl Arza, ha urgido al Gobierno vasco a llevar a cabo la propuesta que ya presentaba en la última reunión del 6 de mayo, en la necesidad de complementar lo que cobran los trabajadores/as que están en ERTE en estos momentos y no llegan a los 24.000 euros, como ya se ha hecho en otras Comunidades y posibilitar y flexibilizar la RGI-COVID19 para complementar el desempleo hasta 1.200 euros, durante al menos 4 meses para aquellas familias que han quedado en desempleo
Print This Post
  
  
Email This Post   


Raúl Arza ha reclamado también posibilitar y flexibilizar la RGI-COVID19 para complementar el desempleo hasta 1.200 euros, durante al menos 4 meses, por unidad de convivencia, en aquellas familias que se han quedado en desempleo como consecuencia del cierre de actividad por el estado de alerta sanitaria.

UGT sigue apostando por el mayor mantenimiento de empleo posible, mediante los ERTE, pero no hay que olvidar que nos encontramos con más de 200.000 personas trabajadoras en ERTE, principalmente de micropymes, que se espera vuelvan a la actividad en próximas fechas.

UGT-Euskadi ha reiterado otra propuesta, que es la de poner en marcha ayudas para los gastos de empresas de menos de 50 trabajadores a las nuevas exigencias en materia de seguridad y salud, mascarillas, hidrogeles, mamparas… por el 75% del gasto, con un máximo de 2.000 euros.

UGT manifiesta su disposición a trabajar conjuntamente con el Gobierno Vasco, el resto de instituciones vascas y  los agentes sociales para conseguir lo antes posible un Plan de Empleo y de Reactivación Económica,   tan necesario para mantener el empleo y devolver al mercado de trabajo lo antes posible a aquellos que han perdido su empleo como consecuencia del COVID-19. Es necesario aunar recursos económicos y evitar duplicidades.

UGT- Euskadi ha vuelto a poner en valor la necesidad de defender los servicios públicos y hacer una reflexión y una auditoria sobre las concesiones de esos servicios a empresas privadas, en sectores muy concretos como son la ayuda a domicilio, las residencias de mayores, transporte sanitario y la limpieza , en muchos casos sólo han primado el coste económico, sin pensar a quien prestan sus servicios  y sus repercusiones.