- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

La Ley de Empleo vasca se va a tramitar sin consenso sindical, sin dar solución a la interinidad ni a otros derechos laborales

Arantza Agote advierte que se trata de una Ley que va a afectar a los derechos de más de 100.000 personas que trabajan en las distintas administraciones, Gobierno vasco, Diputaciones, Ayuntamientos. “Somos los campeones de la temporalidad -afirma- y esta ley debería servir para acabar definitivamente con ella, cuestión imposible con este borrador”

La representante de UGT-Euskadi advierte que se trata por todos los medios de desvirtuar la negociación colectiva: “No se da salida a la problemática de la movilidad, la promoción y el desarrollo profesional de los empleados/as públicos”.

UGT-Euskadi ha expuesto que esta Ley de Empleo Público sigue sin contemplar medidas para el rejuvenecimiento de la plantilla, que tiene una media de edad de 55 años.

“Debería aprovecharse esta Ley para revisar el modelo de normalización lingüístico, que sigue sin adaptarse a la realidad sociolingüistica de las distintas comarcas, por lo que no garantiza los derechos laborales de los trabajadores/as que no son bilingües.

Entre otros aspectos, no menos importantes, para UGT esta Ley no aborda un compromiso largamente reivindicado por este sindicato y es blindar los servicios públicos esenciales, que están expuestos continuamente al riesgo de la privatización.

Los representantes de Servicios Públicos de UGT-Euskadi han vuelto a hacer llegar a todos los partidos políticos la aportaciones presentadas por UGT y que no se han tenido en cuenta. UGT seguirá trabajando con los partidos políticos dispuestos a mejorar esta Ley.

Arantza Agote advierte que no es el mejor momento para tramitar esta Ley, cuando se depende de las decisiones que adopte el Parlamento español sobre medidas para atajar la temporalidad en las diferentes administraciones.

 UGT seguirá peleando en Madrid y en la Comunidad autónoma para eliminar las tasas de reposición, recuperar el poder adquisitivo de los empleados/as públicos y rebajar la temporalidad al 8%, preservando los derechos del personal interino que ya han demostrado su valía a lo largo de los años.