- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

“Los trabajadores/as del Metal de Bizkaia estamos en huelga porque arrastramos salarios del 2011 y algunos del 2003”

Joserra Manso, responsable de UGT de la negociación del convenio del Metal de Bizkaia

En esta entrevista el Secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria de UGT-Euskadi, Joserra Manso, explica el devenir de estos 8 años sin que se haya firmado un acuerdo de convenio del Metal de Bizkaia,  las consecuencias que está teniendo para los trabajadores/as y por qué se ha llegado a convocar 5 jornadas de huelgas y movilizaciones, en unidad de acción sindical.

UGT ha intentado negociar el convenio durante estos últimos 8 años,  con convocatorias a la mesa de negociación, tanto a patronal como al resto de los sindicatos representativos. En el 2012, en el 2016 y en el 2018. En el 2013 se realizaron también movilizaciones en defensa de los convenios sectoriales  

“En cada una de estas reuniones no hemos podido llegar a acuerdos, ni tan siquiera acercar posturas, al intentar la patronal imponer la reforma laboral del 2012. Es importante dar una respuesta contundente a la patronal vasca ante el uso irracional que están haciendo de la reforma laboral, que imposibilita llegar a acuerdos en los convenios”.

La reforma laboral ha supuesto condiciones más precarias para todos los trabajadores/as del sector.

“Se ha abaratado el despido, precarizado el empleo y se ha  fomentado la subcontratación, se ha flexibilizado la jornada en un sector como el Metal, donde históricamente  ha sido de grandes empresas, con empleos estables y salarios dignos, lo que nos ha llevado a un escenario de pequeñas y medianas empresas, que es el 95% del sector, que no tienen capacidad de negociar su convenio y que  quedan a expensas de la negociación del convenio sectorial. Un porcentaje muy importante de trabajadores están afectados directamente.



 

Pero se ha conseguido mantener la ultraactividad de los convenios, es decir, su vigencia, el mantenimiento de su normativa, de los derechos alcanzados.

“UGT consiguió mantener la vigencia y la ultraactividad del último convenio del Metal de Bizkaia,  mediante demandas con sentencias judiciales”.

La pérdida del poder adquisitivo es sólo una consecuencia de esta postura de la patronal…

“La pérdida de salario es importante para los que desde el 2012 no han tenido subidas salariales, por no contar con convenio. Podríamos hablar de un 6,4% de poder adquisitivo si nos atenemos a la variación del IPC. Pero hay trabajadores/as de empresas que se han implantado en Bizkaia últimamente  y que tienen una pérdida de poder adquisitivo de más del  30%,  porque les aplican directamente el convenio del Metal del 2003, último que se firmó con eficacia limitada”.



 

Cabecera de la manifestación, en Bilbao, por el desbloqueo del convenio del Metal

Además de la pérdida de salario, hay otras secuelas de la reforma del 2012 para los trabajadores/as

“La prevalencia del convenio de empresa sobre el del sector ha perjudicado a muchos trabajadores, que no tienen posibilidad de negociar sus condiciones laborales, bien porque se trata de pequeñas empresas y no tienen representación sindical o bien porque  no tienen posibilidad de negociarlo y en un panorama industrial donde más del 90% de las empresas son pequeñas y medianas, son muchos los afectados. Esto  ha creado una diferencia importante entre los metalúrgicos que trabajan en grandes empresas y que renuevan sus convenios y los que no tienen dicha posibilidad”.

El problema de la subrogación de los trabajadores en las empresas subcontratadas es otra pelea que mantiene UGT.

“Existe un problema importante al haberse derivado muchos trabajos de las grandes  empresas  a las contratas. Seguimos insistiendo en que en el convenio sectorial se contemple la subrogación de trabajadores, es decir que continúen en el servicio cuando cambia la empresa contratada, para dar estabilidad en el empleo. A falta de ese acuerdo generalizado, UGT, en octubre de 2016,  consiguió dar estabilidad a 800 trabajadores de 25 empresas contratistas de Petronor mediante un acuerdo puntual. Se trata de que los trabajadores/as no pierdan el empleo”.



Una parte de la manifestación de hoy, en Bilbao, de los trabajadores del Metal de Bizkaia

¿Cuál ha sido la respuesta de la patronal en las diferentes mesas de negociación?

” Desde el 2012, la patronal ha mostrado un desinterés absoluto  por mantener el convenio, proponiendo constantemente recortes y pérdidas de derechos, propuestas encaminadas siempre a reducir las condiciones laborales al mínimo. Ya en el 2013 se perdió la oportunidad de alcanzar un acuerdo con sindicatos que representábamos al 60% de los trabajadores vizcaínos del sector, una mayoría sindical que hubiera dado estabilidad a las relaciones laborales en este sector, básico en la economía vasca. A partir de ahí, la patronal se ha mostrado cómoda en la reforma laboral.”

 

La patronal argumenta que entre el 2008 y el 2018, los salarios han subido un 1,04% por encima del IPC acumulado… 

“Se trata de un razonamiento tramposo. Si nos atenemos a la subida salarial realizada durante el periodo 2008-2011, en que estuvo en vigor el últimos convenio, firmado por UGT (junto a CCOO), sí hubo subidas salariales por encima del IPC. Pero sólo durante ese periodo. A partir del 2012 la subida salarial ha sido CERO, mientras la inflación durante ese período ha sido del 6,4%. Llevamos 8 años sin convenio”.

¿Ha habido también desinterés por parte de otros sindicatos que apuestan por los convenios de empresa?

“Evidentemente, ha habido problemas a lo largo de estos años. Pero, ahora, hemos sido capaces de consensuar una plataforma con reivindicaciones comunes, que hemos entregado a la patronal el mes pasado.  Y también hemos llegado a un acuerdo en las movilizaciones que estamos llevando a cabo. La unidad de acción sindical nos hace más fuertes y nos capacita para poder modificar la postura de la patronal.

¿Qué expectativas hay de llegar a un acuerdo?

“Gracias a la movilización y la huelga conjunta de todos los trabajadores/as metalúrgicos vizcaínos, tenemos expectativas de que la patronal modifique sus posicionamientos. La huelga y la movilización son el último recurso que nos queda a los trabajadores/as metalúrgicos para presionar a la patronal “.

De momento, las huelgas y movilizaciones están teniendo un seguimiento del 85%, esto es muy importante, pero Joserra Manso advierte que “también tienen que cambiar las condiciones en la  negociación  y el Gobierno revertir una reforma laboral regresiva que ha trasladado el poder de la negociación a las patronales. Entendemos que debe haber una situación de equidad por ambas partes, patronal y sindicatos, para que la negociación pueda avanzar  y  sea efectiva”.

Los manifestantes ante la sede de la FVEM, al finalizar la manifestación