- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

El 8 de marzo del 2012, ante una ‘Reforma Perversa’ para la Mujer Trabajadora

Artículo de Emilia Málaga, Secretaria para la Igualdad de UGT-Euskadi (publicado en EL CORREO el 8 marzo)

La reciente reforma laboral atenta contra el empleo femenino, acabando con derechos conseguidos en un largo camino, cuyo objetivo era garantizar que trabajadoras y trabajadores tuviéramos las mismas oportunidades.

Es la reforma de la precariedad, la reforma del fomento del despido, sí; pero es, sobre todo, una reforma ideológica, cuya plasmación normativa nos muestra bien a las claras de qué credo se nutre: se rompe el siempre frágil equilibrio capital-fuerza de trabajo, se debilita la representación sindical…. y se invita a muchas mujeres a abandonar el mercado de trabajo. Porque eso es lo que hace esta reforma, aunque la lectura de género haya pasado desapercibida.

Nos encontramos ante un retroceso en materia de igualdad que recorre toda la reforma. En unos casos, recorta derechos de manera directa, como sucede con la conciliación de la vida laboral y personal. En otros, pone en manos de los empresarios los instrumentos necesarios para que vuelvan incómoda o imposible la permanencia en el empleo de quienes, debido a responsabilidades familiares, se encuentran en situación de desventaja, desventaja que hasta ahora estaba compensada por derechos reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores o por previsiones en los convenios colectivos.

Entre el menú de barbaridades que ofrece la reforma, no hace falta bucear demasiado para encontrar aquellas encaminadas a que las mujeres vuelvan ” a ocuparse de su casa”, como se le escapó al presidente del Gobierno en un debate electoral. Permitir horas extras en el contrato a tiempo parcial, que es casi exclusivamente femenino, con la mayor dosis de disponibilidad que ello viene a implicar, asesta un golpe importante a las posibilidades de conciliación. Si a esto se le añade el que, con la reforma, la empresa puede modificar la jornada laboral, parece claro que quien tenga necesidades de conciliación puede verse obligado u obligada (fundamentalmente la mujer) a abandonar su puesto de trabajo.

Otro “empujoncito” para que las mujeres salgan del mercado de trabajo es la modificación de la reducción de jornada por guarda legal, dado que hasta la reforma esta reducción se podía hacer sobre la jornada semanal, mensual o anual. Ahora sólo se podrá hacer uso de este derecho sobre la jornada de trabajo diaria, con el handicap que va a suponer para la permanencia en el mercado laboral de las mujeres que hayan reducido su jornada en función de su jornada ordinaria de trabajo semanal, mensual o anual.

Y así, suma y sigue. La reforma va a expulsar a muchas mujeres del mercado de trabajo. Paradójicamente, dicho resultado podría tener una repercusión positiva sobre las escandalosas cifras de desempleo que soportamos. ¿Es esto lo que torticeramente se busca? Desde UGT hemos dicho por activa y por pasiva que estamos ante una reforma injusta, ineficaz e inútil. Falta otro adjetivo: perversa.