- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Huelga General 29-M: Nos sobran razones

La ‘borrachera’ de la mayoría absoluta del PP nos ha traído la mayor y más contundente de las reformas laborales. Supone un paso atrás de más de 30 años y un retroceso en las aspiraciones de la mayoría de los ciudadanos de salir del desempleo con un empleo digno. Nos encontramos ante una ‘retro-reforma’, el mayor ataque a los avances en derechos de los trabajadores y trabajadoras.

La mayoría de los Gobiernos europeos, incluído el español, están utilizando como excusa la crisis económica, provocada por la burbuja financiera e inmobiliaria, para rebajar derechos y desmantelar nuestro estado de bienestar (sanidad, enseñanza y servicios sociales). UGT-Euskadi no va a permitir que paguen esta crisis quienes no la han provocado, ya que este Gobierno sólo pone en marcha medidas que recaen sobre ‘los de la nómina’ o la pensión pública. ¿Qué pasa con los banqueros, las grandes fortunas, las multinacionales y los especuladores?

Todos, incluído el Gobierno, reconocen que esta reforma laboral no va a crear empleo, sino que van a incrementar más los trabajadores y trabajadoras que engrosaran la lista del paro, ya que sus propias previsiones cifran en más de 600.000 los empleos que desaparecerán a lo largo del 2012. Todos sabemos que sólo con la reactivación económica y el estímulo financiero a las empresas y las familias podemos salir de esta crisis, pero las medidas en este sentido no las ponen en marcha.

De nuevo nos encontramos ante una reforma unilateral e impuesta, para la que no se ha querido contar con el diálogo y la concertación social, seña de identidad de nuestra democracia. Esta reforma, condenada al fracaso social por las consecuencias tan graves en la economía y el empleo, ha ninguneado a los agentes sociales. Además, dinamita el reciente acuerdo para el empleo y la negociación colectiva, alcanzado por UGT y CCOO con la CEOE y la CEPYME (el II AENC), en el que afrontábamos, con consenso, algunos de los problemas de nuestro mercado de trabajo.

UGT ha intentado, hasta el último día, la negociación y el diálogo con el Gobierno, pero éste ha preferido hacer oídos sordos -sin responder a las propuestas de los sindicatos-, decidiendo imponer una reforma laboral dictada por los sectores más liberales y retrógrados de la derecha y la patronal española, cambiando su lema engañoso de campaña electoral “el empleo, lo primero”, por el de “el despido, lo primero”.

Esta reforma se concreta en un despido más fácil, más rápido y más barato, ya que se generaliza la indemnización de 20 días por año; los empresarios podrán modificar unilateralmente los horarios, los salarios, los puestos de trabajo y la movilidad, y, además, si no estas de acuerdo te pueden despedir, para que esto sea más cómodo para el empresario han rebajado las indemnizaciones para los trabajadores y han suprimido la autorización administrativa en los EREs. También han puesto en marcha un nuevo contrato ‘para emprendedores’, un ‘contrato indefinido por un año’ como periodo de prueba y sin indemnización, para los jóvenes (menos de 30 años), preferentemente que cobren desempleo, que pasarán así a ser ser trabajadores más baratos y precarios, con bonificaciones y deducciones fiscales para la empresas. Entre los 30 y 45 años los empresarios te podrán contratar, con buenas bonificaciones para ellas en la cuota de la Seguridad Social…. En definitiva, trabajadores/as más pobres, desempleados sin prestación condenados a más paro y, por si fuera poco, luego te culpabilizan por estar en el paro.

No debemos dejarnos influenciar por las campañas en contra de los sindicatos. Somos la única organización que tenemos los trabajadores para defender y hacer valer nuestros derechos.

El empleo y la justicia social es nuestra motivación como trabajadores para movilizarnos, porque la crisis no debe ser el pretexto para liquidar nuestros sistemas sociales, porque rechazamos la presión a la baja sobre los salarios, el desmantelamiento de la protección social, la privatización de los servicios públicos, el recorte de pensiones, la exclusión social, el cuestionamiento de la negociación colectiva y del diálogo social.

Sobre todo, rechazamos un reparto injusto de los esfuerzos: Los trabajadores estamos pagando un alto precio por una crisis que no hemos provocado, mientras el mundo de las finanzas y de la especulación están saliendo indemnes.

Por todo ello, el 29 de marzo, todos tenemos que ir a la Huelga General. Nadie entendería que ante una agresión de esta magnitud, la respuesta de los sindicatos fuera la división sindical. UGT-Euskadi apuesta por una respuesta coincidente y lo más unitaria posible, dejando a un lado las diferencias de modelo sindical. Esta Huelga tiene que servir para que el Gobierno de marcha atrás y no siga por el camino de las agresiones a nuestros derechos.

UGT-Euskadi hace un llamamiento a todos/as a participar en las movilizaciones que, de forma sostenida y continuada, convocamos los sindicatos. Esperando que a estas también se unan los jubilados/as, los desempleados/as y los jóvenes estudiantes, porque todos/as tenemos hipotecados nuestro presente y nuestro futuro.