- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Valoración de UGT-Enseñanza a la evaluación del nivel B2 de euskera

En cualquier proceso de Enseñanza-Aprendizaje-Evaluación, lo esencial siempre es invisible al ojo humano y por ello, difícil de certificar a través de un examen de conocimientos que no es más que una simple técnica para la cual nos podemos preparar previamente. Certificar el nivel de conocimiento del Euskera ( o de cualquier otra materia) a través de un examen es bastante arriesgado. Riesgo que se acentúa al intentar homologar los resultados de pruebas realizadas en contextos distintos con certificaciones más o menos oficiales a nivel europeo; es imposible meter distintas pruebas y certificaciones en una misma coctelera e intentar sacar la “prueba perfecta”.

No tener en cuenta que la realidad social y la realidad educativa en nuestro país van caminando a distinta velocidad y que provoca desajustes por mucho que tratemos de “normalizar” el aprendizaje del Euskera, es querer cerrar las puertas a una realidad que no podemos obviar. Y en dicha realidad tendríamos que evaluar no solamente al alumnado sino también al profesorado que después de un reciclaje a través del sistema IRALE se incorpora al aula con muchas carencias que le imposibilitan conseguir que el cien por cien del alumnado domine el Euskera.

Incluso en este caso hipotético, de nada serviría que el cien por cien del alumnado aprobara nivel B2 de Euskera y que siguiera reducido su uso al espacio exclusivo del aula, ya que lo fundamental desde nuestro punto de vista sería conseguir un mayor calado y reflejo del uso del Euskera a nivel social. De nada serviría obtener unos resultados muy buenos en un examen y no tener ninguna sensibilidad por hablar en Euskera, leer en Euskera o vivir en Euskera. Este sería el verdadero fracaso escolar a nivel de una lengua.

Para finalizar, y teniendo en cuenta que los resultados traducidos a porcentajes siempre fríos y tal vez alejados de la realidad, nos tienen que animar a atrevernos a realizar CAMBIOS ya que el verdadero sentido que puede tener cualquier proceso de evaluación es consolidar todo aquello que ha funcionado bien y cambiar para realizar procesos de mejora en aquellos aspectos que no han funcionado.