- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Balance primer semestre del 2005: La contratación laboral sigue estancada y la temporal no baja del 92% en Euskadi

CONCLUSIONES DE UGT AL ESTUDIO DE CONTRATACIÓN EN EUSKADI EN EL PRIMER SEMESTRE DE 2005

1. En Euskadi se ha producido un frenazo en la contratación durante el primer semestre de 2005, ya que estamos en cifras de contrataciones similares al mismo período del año anterior.

2. La contratación en Euskadi sigue siendo de pésima calidad. Tan sólo el 7,96 % de los contratos fueron indefinidos, lo que nos sitúa prácticamente los últimos en contratación estable en el ranking de las Comunidades autónomas (16 de 19); tan sólo Ceuta, Andalucía y Extremadura se sitúan por detrás, pero hay que tener en cuenta que en estas dos últimas predomina la contratación temporal del sector agrario. La contratación estable en Euskadi cae más de un punto respecto del mismo período del año anterior.

3. El Sector Servicios absorbe la mayoría de los contratos, convirtiéndose en el “buque insignia” de la precariedad laboral en Euskadi. Este sector que cuenta con 500.000 asalariados ha producido unos 300.000 contratos en un semestre, es decir el 77,4 % de la contratación, produciendo una alta rotación sobre un tercio de los asalariados, de este sector.

4. La contratación temporal sigue enquistada, debido al uso o abuso fraudulento de esta contratación por parte del empresariado vasco. Que el 92 % de los contratos sigan siendo temporales significa que la patronal vasca se ha instalado en el inmovilismo de la inestabilidad y de la precariedad, que recurre sistemáticamente a esta modalidad de contratación, transgrediendo continuamente el principio de causalidad. La contratación temporal nada tiene que ver con la evolución de la economía, ni con la especialización de los sectores económicos. Se contrata a través de estas modalidades, porque no se persigue ni se sanciona el fraude. Por ello, urge acotar la contratación temporal y sancionar con la conversión automática en indefinidos en caso de fraude.

5. El encadenamiento de contratos sigue siendo otro fraude generalizado que utilizan los empresarios, que en lugar de fidelizar a los trabajadores a través de un contrato indefinido, que les reportaría mayor productividad, siguen en la cultura de generar desánimo y desmotivación a los trabajadores, perjudicando su propia competitividad empresarial.

6. La contratación estable a tiempo parcial es menos utilizada en la CAPV que en el conjunto del Estado representando el 22,13% de la contratación estable frente al 25,89%. Sobre el total de la contratación realizada en Euskadi supone el 1,76% mientras que en el conjunto del Estado representa el 2,53%.

7. La mujer en el País Vasco ha tenido una contratación superior a la media del Estado, pero en la contratación temporal la diferencia es aún mayor. Los 188.840 contratos realizados a mujeres (disminuye en 2.200 contratos respecto del pasado año), nos sitúa 5 puntos por encima de la media estatal (49,4 % frente al 44%), pero es la contratación temporal la que marca esta diferencia tan elevada, puesto que en la contratación estable la diferencia es favorable al conjunto de España, donde las mujeres firmaban el 44,5% de los contratos frente al 42,8% de Euskadi.

8. La tasa de desempleo disminuye en Euskadi a costa de la disminución de la población activa y no por el aumento de la población ocupada. De hecho, la población ocupada disminuye en 8.500 personas, aumentando la masculina en 3.400 personas, y disminuyendo la femenina en 11.900 personas.

9. Los contratos a tiempo parcial siguen siendo por excelencia femeninos, ya que la mujer firmó el 65,2 % de los contratos parciales estables y el 70,8% de los contratos temporales.

En cuanto a contratación a tiempo completo, la mujer sigue siendo muy perjudicada ya que tan sólo suscribieron 36,3 % de los contratos estables, mientras que de los contratos temporales a tiempo completo firmó el 41,6 %.

10. La oportunidad de empleo a los jóvenes sigue siendo mayoritariamente a través de los contratos temporales y de corta duración. Los menores de 30 años siguen firmando más de la mitad de los contratos. Un 52 % de los contratos fueron de carácter temporal y el 48% estables.
En cuanto a la duración de los contratos, predominan los “contratos basura”, ya que el 45% tuvieron una duración inferior a 3 meses y el 40% tiene una duración indeterminada, lo que le permite a los empresarios jugar con períodos incluso inferiores.

Al igual que ocurre entre las mujeres, cuando el mercado de trabajo no evoluciona favorablemente, los jóvenes se repliegan y su tasa de actividad desciende, lo que encubre mayores tasas de desempleo, que de otro modo aflorarían.