- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

UGT-Euskadi: Con la rebaja del impuesto de sociedades, la patronal no tiene argumento para no firmar los convenios

La Secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi, Pilar Collantes, advierte que una vez aprobada la rebaja del Impuesto de Sociedades al 28% en Alava y Bizkaia, y el trapicheo político” que están llevando a cabo PNV y PP para aprobar dicha rebaja en Gipuzkoa, Confebask no tiene excusa para llegar acuerdos en los convenios: “En Euskadi nos encontramos en el mejor momento de beneficios empresariales de la última década y con más de 400.000 trabajadores vascos empobrecidos, ya que no tienen actualizados sus salarios”.

“La bochornosa urgencia de Confebask porque se acuerde la sustanciosa rebaja de impuesto de sociedades en los tres territorios vascos, choca con su talante obstruccionista en los convenios colectivos, negándose a la firma e incluso negociación de la actualización de las condiciones laborales de los trabajadores vascos”, afirma Pilar Collantes. “Esto -continúa- supone un robo a la clase trabajadora, ya que muchos llevan hasta 4 años sin actualizar salarios, es decir perdiendo dinero, que tanto en su papel de trabajadores como de consumidores son los que hacen posible la competitividad de las empresas y el crecimiento de la economía.

Pilar Collantes recuerda que un estudio reciente del Consejo de Economía de la UE considera imprescindible que los salarios aumenten al mismo ritmo que el beneficio empresarial, para que la economía pueda seguir creciendo.

Aplicar por parte de las Diputaciones el tipo del 28% significa que después de las deducciones de las que se benefician las empresas, los empresarios realmente pagarán entre un 14 y un15% de beneficio efectivo, mientras los trabajadores vascos seguimos soportando el mayor peso de la recaudación fiscal tanto vía IRPF -en el que el tipo mínimo para las rentas del trabajo es del 23%- como la de los impuestos indirectos.

UGT propone repartir los grandes beneficios empresariales a través de la negociación colectiva. Por una parte que los trabajadores recuperen, como mínimo, el poder adquisitivo perdido en los últimos años y , por otra parte, que en todos los convenios y acuerdos se establezca el salario mínimo en 1.000 euros. “Nos parece una medida necesaria y sería una fórmula adecuada que la clase trabajadora recibiera esa parte proporcional”.