- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

MANIFESTACIONES 1º MAYO EN EUSKADI

UGT ha convocado manifestaciones en Bilbao, Vitoria y Donosti, con motivo del 1º de Mayo, que este año tiene como lema “Por la igualdad. Empleo de Calidad”.

Las manifestaciones, conjuntas con CC.OO., se llevarán a cabo a las 12.00h. del mediodía en las tres capitales:

BILBAO. A LAS 12:00H. Sagrado Corazón
DONOSTI. A las 12.00h. Jardines del Alderdi Eder
VITORIA. A las 12.00h. Virgen Blanca

{MANIFIESTO CONJUNTO 1º MAYO EN EUSKADI}

POR LA IGUALDAD. EMPLEO DE CALIDAD

Los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo volvemos a celebrar el primero de Mayo. 121 años después de la matanza de sindicalistas en Chicago por reivindicar las 8 horas de trabajo diario, este sigue siendo un día de lucha y celebración.

La mejora de las condiciones de trabajo y de vida, la defensa integral de los derechos humanos, la justicia social, la igualdad y la paz siguen siendo parte de la agenda del movimiento sindical mundial.

Avanzar en el sindicalismo global

La alianza y cooperación internacional entre sindicatos es clave para conseguir un orden mundial más justo en la era de la globalización. La constitución de la Confederación Sindical Internacional (CSI) tiene que avanzar en la consolidación de un contrapoder sindical que contribuya a reforzar un gobierno democrático de la economía global; que garantice el respeto universal de los derechos laborales; que promueva un crecimiento equitativo de la riqueza; que determine reglas comerciales justas para los mas desfavorecidos del planeta.

La dimensión social de Europa

Europa constituye otra estación de paso obligatoria. Quienes defienden que el ámbito europeo sea sólo de libre circulación de capitales, mercancías y servicios, deben saber que el movimiento sindical defiende un espacio con una fuerte dimensión social. Con poderes políticos que profundicen en la democracia y establezcan un equilibrio entre las políticas económicas, sociales y medioambientales. Y esto no se puede dar sin reforzar los espacios de intervención y participación de los trabajadores, a través de una negociación colectiva y un diálogo social consolidados y articulados.

En este sentido es de reseñar la campaña, en el marco de actuación de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), a favor de unos servicios públicos de calidad, accesible a todos, que pongan fuera del alcance de intereses comerciales y mercantiles, servicios esenciales para el bienestar de los ciudadanos europeos.

Unidad Sindical frente al ataque a los trabajadores

En Euskadi la situación del empleo y la regulación colectiva de los derechos laborales y sociales sigue fuera de la agenda. Los poderes políticos deben tener claro que sin contar con el movimiento sindical no se puede intervenir eficazmente en el mercado laboral. La declaración del Tribunal Constitucional anulando el Decretazo que dio lugar a la Huelga General del 20-J, deja bien a las claras que el camino de la unilateralidad es erróneo. CC.OO. y UGT hemos hecho los deberes en materia de Diálogo Social, con medidas para mejorar la calidad del empleo, la atención a las personas dependientes o consolidar el sistema público de pensiones. Todo ello ha tenido consecuencias positivas para el conjunto de trabajadores vascos/as.

Pero la experiencia nos ha enseñado igualmente que las modificaciones legales solamente tienen una incidencia parcial en la mejora de la calidad en el empleo. Es preciso trasladar lo conseguido a los ámbitos concretos en los que desarrollamos nuestra actividad. Y en Euskadi en este sentido las cosas no van bien.

El diálogo social sigue estando vetado, los espacios de encuentro tripartitos no existen y las propias instituciones de encuentro sociolaboral reducidas a su mínima expresión. El autogobierno vasco está siendo minimizado y los trabajadores están pagando las consecuencias.

En la Negociación Colectiva las cosas están peor, si caben. El bloqueo y la paralización de los convenios es una apuesta de la patronal que dice mucho de sí misma. Desregular, individualizar, descohesionar el mercado laboral vasco es una irresponsabilidad y una apuesta ventajista y cortoplacista.

La respuesta sindical tiene que ser conjunta. Desde nuestras diferencias legítimas tenemos que ser capaces de contribuir a un diagnóstico conjunto, a un mínimo común que nos lleva a defender los espacios sectoriales de negociación colectiva, y a la articulación de la misma en las empresas. Apuestas en otro sentido son entendibles desde una patronal voraz, pero sindicalmente sólo defendibles desde el más insolidario de los corporativismos.

UGT y CCOO hacen una apuesta por este espacio de convergencia de intereses para defender a los trabajadores.

Empleo de calidad para la igualdad

Porque los retos siguen ahí. Un país que crece en términos macroeconómicos, pero en los que sus canales de redistribución de renta y riqueza están bloqueados o en franco retroceso:
Reformas fiscales que reducen la suficiencia de recursos públicos, favorecen a los empresarios, y abundan en el diferencial en cuanto a presión fiscal con el espacio común europeo; convenios sectoriales paralizados, que inciden en la dualización en el mercado laboral y coartan la negociación en las empresas, que no adquiere la cualidad necesaria par incidir sobre la calidad en la contratación, la igualdad, la salud laboral…

Precisamente la actuación sobre determinados colectivos y situaciones tiene que ser una prioridad sindical. Porque la situación de las mujeres o de los jóvenes que acceden al mundo del trabajo se sigue dando en condiciones precarias o discriminatorias. Porque compañeros venidos de otras partes del mundo trabajan en condiciones de explotación clara. Estas situaciones requieren una actuación sindical decidida e integral. Desde las regulaciones legales a la acción en la empresa debemos priorizar la mejora de las condiciones de trabajo de los más desfavorecidos.

Normalizarnos en paz

Euskadi ha sido y va a seguir siendo un país diverso y plural en la que hay un gran elemento aglutinador: las ansias de vivir en paz. Necesitamos y exigimos que la violencia desaparezca de nuestra sociedad, que tutelajes ridículos pasen al tiempo del recuerdo, que las ideas se puedan defender sin coacciones y en igualdad de condiciones. En ese contexto, todos deberemos participar en la búsqueda y configuración de consensos que regulen nuestra convivencia, y que se acomoden a esa diversidad aludida.

CCOO y UGT hacemos un llamamiento a la esperanza, a la responsabilidad y a la valentía. Porque el futuro de Euskadi nos lo estamos jugando aquí y ahora.

En este sentido UGT y CCOO hacemos un llamamiento a la ciudadanía a la participación electoral y al voto a aquellas fuerzas políticas progresistas que recogen en sus programas las propuestas en materia laboral, económica, fiscal etc. que coinciden con los planteamientos que desde nuestros sindicatos hacemos cotidianamente.

En 1886 los sindicalistas ahorcados fueron conocidos como “Los Mártires de Chicago”. 121 años después UGT y CCOO nos manifestamos junto a millones de personas en todo el mundo por la dignidad, la vida y la libertad de la gente que trabaja en todo el planeta.

VIVA EL 1º DE MAYO
UGT – Euskadi // CCOO – Euskadi