- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Dámaso Casado y líderes sindicales de 8 grandes empresas vascas llaman a la manifestación del sábado, en Vitoria

El Secretario General de UGT-Euskadi, Dámaso Casado, acompañado de líderes sindicales de UGT de 8 grandes empresas vascas, han presentado hoy, en rueda de prensa, la manifestación que se va a llevar a cabo este sábado 24, en Vitoria, con el lema “En defensa del empleo-Aprobetxategiak Kanpora”.

Dámaso Casado ha estado acompañado por los representantes sindicales de UGT de Mercedes-Benz, Sidenor, Arcelor, ITP, GKN, Transportes Catalán, Michelín y Firestone para llamnar a los trabajadores vascos a tomar parte en la manifestación, que ha tenido que ser convocada en solitario, porque los Secretarios Generales de los otros sindicatos mayoritarios en Euskadi no han contestado a la carta enviada por este sindicato el 10 de noviembre, en la que se proponían reuniones para llevar a cabo acciones conjuntas, si bien ha realizado un llamamiento a los demás sindicatos.

“No podemos estar parados ante la situación complicada que vive Euskadi, ha dicho el Secretario General de UGT-Euskadi , quien ha hecho referencia a que la crisis está afectando a más de 100.000 trabajadores desempleados, de los que 40.000 no perciben ningún tipo de prestación.
Se ha referido también a la evolución de los expedientes de regulación de empleo (ERES) en la CAV, ya que “a cierre de 2008, la Administración vasca ha autorizado 496 expedientes de regulación de empleo, que sumados a los 70 autorizados por la Administración central, suponen un total de 566 expedientes, que afectan a 14.378 trabajadores, la mayoría de ellos por expedientes de suspensión”.

El dirigente sindical ha vuelto a acusar al Gobierno vasco y al Lehendakari de “ocultismo total” en relación a la información sobre los expedientes que se presentan con el objetivo de presentar una imagen de Euskadi sin “problemas” y donde “no hay crisis”.

Ha reiterado que el Gobierno vasco y el lehendakari siguen engañando y manipulando a los ciudadanos con datos sobre desempleo que “no tienen que ver con la realidad”, ya que hay 60.000 trabajadores que están cobrando prestaciones y, según la encuesta del PAR, del Instituto Vasco de Estadística Eustat hay 46.400 los parado en Euskadi.

Dámaso Casado ha acusado al lehendakari de estar “al margen de los problemas de los trabajadores” y ha sido muy crítico con la patronal, que, a su juicio, “se está aprovechando de la división sindical” para reducir plantillas “en montones de empresas”. Ha recordado que Euskadi es la tercera comunidad donde más eventualidad hay, que son los que pierden el trabajo.

Ante la defensa de la actuación de los empresarios por parte del presidente de Confebask, Miguel Lazpiur, Casado ha reconocido al dirigente empresarial su buen trabajo en la empresa de la que es responsable, pero ha indicado que en la organización patronal “hay montones de empresarios especuladores a los que tendría que hacer una llamada para que dejen de especular”.

El responsable sindical ha advertido que UGT va a decir que no a cualquier ERE, El sindicato ha pedido en su manifiesto que la autoridad laboral no admita expedientes que no estén sustentados en el acuerdo sindical.
Ante la situación actual, Dámaso Casado ha informado de que el sindicato ha reforzado la estructura sindical, para atender a los trabajadores, ya que ha recordado que más del 50% de los trabajadores de Euskadi no tienen ninguna representación sindical y que UGT atiende también a los parados.

MANIFIESTO POR EL EMPLEO Y LOS DERECHOS LABORALES

Las últimas noticias sobre el número del parados, el goteo diario de expedientes de regulación de empleo, la no renovación de contratos de muchos trabajadores temporales, los despidos, la amenaza constante de más despidos, las paradas de producción de las empresas y las escasas esperanzas de que, en un tiempo cercano, se recupere el nivel de crecimiento económico es la preocupación principal de toda la sociedad vasca. Y debe ser una preocupación constante y diaria de toda la sociedad porque el paro, la falta de empleo, la no posibilidad de encontrar trabajo es un problema social, de toda la sociedad, porque sin empleo no hay ni desarrollo económico ni social, la cohesión social se rompe entre los que pueden trabajar y los que no y el nivel de bienestar de toda la sociedad queda en entredicho.

Lo más significativo de esta situación de destrucción vertiginosa del empleo y de incertidumbre generalizada sobre el futuro de muchos puestos de trabajo es que no ha sido ocasionada ni por un cambio en el modelo productivo, ni por una falta de adaptación a las nuevas necesidades de la industria, ni por falta de competitividad, ni de productividad. Ha sido generada por una actividad económica sustentada en la avaricia de un sistema financiero no regulado más que por la especulación monetaria y el beneficio extraordinario inmediato.

Una especulación financiera que considera el mundo de los negocios, el tejido empresarial como un gran juego donde se trafica con operaciones de dinero con la idea de obtener beneficios basados en las variaciones de los precios y el valor de las acciones sin ninguna relación con la actividad industrial ni con la economía real, ni con el día a día de la inmensa mayoría de la sociedad. No existe una crisis industrial ni tan siquiera es una crisis de modelo de producción; es una crisis de especulación financiera que afecta al tejido empresarial por falta de crédito y al consumo por la incertidumbre y por el endeudamiento de los ciudadanos. Y se destruye el empleo y se pierden puestos de trabajo.

En este escenario económico también las empresas vascas están aprovechando para especular con el empleo, con los puestos de trabajo. Se despide a los trabajadores temporales que desde su precariedad en el puesto de trabajo han supuesto beneficios a las empresas en épocas anteriores y no tan lejanas. Se presentan y anuncian expedientes de regulación de empleo aportando documentación sobre pérdidas sin ningún proyecto de futuro, sin ningún plan de recuperación, con el sólo ánimo de aprovechar esta situación para que la crisis recaiga solamente sobre los trabajadores y sobre los recursos del Estado.

Aprovechando, sin ningún descaro, esta situación de incertidumbre y necesidad para demandar nuevos recortes en los derechos laborales. ¿Qué han hecho con los beneficios obtenidos con anterioridad? ¿Dónde están los proyectos empresariales y las inversiones para mantener y crear puestos de trabajo? ¿Cuáles son las propuestas de los empresarios, que han obtenido beneficios como nunca, para salir de la crisis? ¿Destruir empleo?¿No mantener puestos de trabajo?

Ahora, en este tiempo de crisis laboral y social, UGT-Euskadi va a centrar su acción sindical en una presencia permanente en las empresas en crisis, en el apoyo a los trabajadores que pierden sus puestos de trabajo, en la sociedad y en la calle para recordar y reivindicar que sin empleo, sin defensa de los puestos de trabajo, sin derechos laborales, los trabajadores y la sociedad en su conjunto están afectados.

Nuestro compromiso es defender el empleo y los derechos laborales y sociales y, por ello, impulsamos un proceso de movilización social que se desarrollará en cada empresa, en las empresas en crisis y en la convocatoria de concentraciones y en la lucha sindical que implique a toda la sociedad. Nuestra acción sindical supone la movilización, remarcar esta situación laboral y social y mantener informada a la sociedad de los problemas laborales de las empresas.

También queremos aportar medidas que ayuden a no perder más puestos de trabajo, a que se mantengan los derechos laborales, a que se recuperen los puestos de trabajo perdidos y a garantizar los derechos de los sin empleo. A favor de que el empleo no se destruya, se recupere y se consolide y se generen expectativas de futuro.

Para hacer frente a esta situación laboral y social, reivindicamos desde UGT-Euskadi:

1.- Que las medidas de regulación de empleo presentadas por las empresas sean acordadas con los sindicatos.

2.- Que la administración laboral no admita expedientes que no estén sustentados en el acuerdo sindical.

3.- Que las empresas en crisis presenten la documentación de los últimos años y que presenten proyectos industriales y planes de viabilidad para el futuro de la empresa.

4.- Que las empresas se comprometan, una vez superada esa situación, a mantener la producción industrial en los mismos niveles que antes así como los puestos de trabajo.

5.- Que las Administraciones Públicas constituyan una Mesa de Empleo con participación sindical en cada ámbito institucional para conocer la situación laboral, articular medidas de promoción de empleo y controlar las inversiones públicas para crear y mantener puestos de trabajo.

6.- Que las Administraciones Públicas impulsen foros de encuentro para diseñar y desarrollar planes industriales de futuro y potencien el diálogo social en Euskadi.

7.-Que las Administraciones Públicas vigilen y controlen a las empresas que han recibido ayudas públicas para que no destruyan empleo y mantengan los puestos de trabajo y no admitan procesos de deslocalización.

8.- Que se exija a las entidades financieras que garanticen el crédito necesario a las empresas, a que amplíen las líneas de crédito a los clientes que se vean afectados por la crisis en contrapartida al esfuerzo que las Administraciones Públicas han hecho para aportar recursos de todos a las entidades financieras.

9.- Que las Administraciones Públicas asuman el papel principal de invertir en la mejora de infraestructuras, en la mejora de los servicios públicos consolidando el sistema educativo, el sanitario y el desarrollo de la ley de dependencia.

10.- Que se mantengan las prestaciones sociales y se aumenten para responder a una demanda mayor ocasionada por la falta de empleo.

11.- Que se impulse un sistema integrado de formación profesional que facilite una mayor relación entre el sistema educativo y la formación pa