- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Ante el año tan negativo para el empleo que ha sido el 2009, urge adoptar medidas en el Diálogo Social para fortalecer la inversión y crear empleo en Euskadi

El año 2009 ha sido un año negativo en empleo en Euskadi, ya que ha cerrado con dos puntos por encima de la media nacional y un incremento del 27,39%. Para UGT-Euskadi los 747 parados más de diciembre (0,59%) ponen de manifiesto la necesidad de seguir profundizando en el desarrollo de políticas destinadas, no sólo al incremento del consumo, sino también a diseñar políticas que fomenten la inversión y la innovación, con el objetivo claro de la creación de empleo.

Felipe García, Secretario de Formación y Empleo de UGT-Euskadi advierte que el objetivo para el 2010 debe ser “fortalecer la inversión en el tejido productivo, lo que hace necesario el compromiso de todos los agentes sociales implicados, empresas, administración y trabajadores; de ahí la importancia que va a tener el Diálogo Social en los próximos meses.

UGT-Euskadi ve con preocupación los datos del paro en general, pero llama la atención sobre el colectivo de inmigrantes, que siguen sufriendo en mayor medida la destrucción de empleo -de los 747 parados inscritos en diciembre, el 47% son inmigrantes-. Es necesario que la defensa del empleo, como derecho universal, no se menoscabe en tiempos de crisis.

Por otra parte, el sindicato destaca el dato positivo en Alava, que después de meses de caída continua ha conseguido cerrar diciembre con un descenso del 0,32%.

Por sectores, Servicios es el que peor cierra el año, con 78.097 parados, aunque después de meses de incremento, en diciembre ha descendido, fruto seguramente de la campaña navideña.

Felipe García destaca que la estabilidad ha seguido siendo la asignatura pendiente en el 2009, con sólo un 7,62% de los contratos que se han realizado, indefinidos.

El representante de UGT-Euskadi reclama, tanto al Gobierno vasco como al central que se fortalezca el sistema de protección social, ya que de los 128.201 desempleados en la CAPV casi 45.000 no perciben ninguna prestación económica. “Las necesidades básicas de todos los ciudadanos se deben garantizar, independientemente de su situación personal”.