- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

UGT llega a un acuerdo para la viabilidad de Timken en Bilbao

UGT ha firmado un pacto de empresa con Timken IRB -dedicada a la fabricación de rodamientos y adquirida recientemente por la firma japonesa Koyo-, que hará posible su viabilidad y la continuidad de 84 puestos del centro de trabajo de Bilbao y que mejora notablemente las condiciones salariales, después de 9 meses de una huelga convocada por ELA, que UGT la califica de “absurda”, ya que debido a dicha convocatoria la empresa no pudo aplicar un ERE aprobado, además de perjudicar al 50% de los huelguistas, que se encuentran en sus últimos años de cotización antes de la jubilación.

El acuerdo recoge las peticiones de la mayoría de los trabajadores; sin embargo ELA, que ha intentado en todo momento un nuevo “Caballito”, con el apoyo de CC.OO., han impedido el ejercicio de votación de los trabajadores sobre el acuerdo en base a los intereses de ELA de buscar afiliación a cualquier precio, incluso a costa de los puestos de trabajo.

Representantes de la Federación del Metal (MCA) de UGT-Euskadi, advierten que “desde el 6 de abril del 2009, ELA ha intentado un nuevo “Caballito”, consiguiendo la división de los trabajadores y de una gran parte de los huelguistas la doble afiliación, prometiendo el pago de salarios de su caja de resistencia.

UGT ha sido el único sindicato que ha negociado el acuerdo, de eficacia limitada, que se está aplicando a los trabajadores en activo, previa petición individual. “En una situación de crisis y de continua destrucción de puestos de trabajo, sorprende la actitud de ELA, ante la pasividad de CC.OO. en esta empresa, que está poniendo en tela de juicio la continuidad de la misma y con ello 84 puestos de trabajo”.

Los representantes del Metal de UGT recuerdan que la empresa alavesa Caballito protagonizó uno de los conflictos laborales más largos en Euskadi, casi tres años de huelga, que se saldó con prácticamente la mitad de la plantilla -quedaron 141 de 230 trabajadores- y se salvó a ultima hora de la deslocalización.

En dicha huelga ELA intentó “vender” su sindicato con el pago de salarios con la caja de resistencia, pero fue una batalla perdida, ya que UGT fue quien ganó las elecciones una vez normalizada la situación en la empresa.