- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

8 de marzo: UGT-Euskadi reclama que se garantice la igualdad de oportunidades en la futura Ley de Empleo vasca

Con motivo del Día de la Mujer Trabajadora, mañana 8 de marzo, UGT-Euskadi reclama del Gobierno vasco que en la futura Ley de Empleo se garantice la igualdad de oportunidades, que ha visto frenado los avances con la situación de crisis. UGT llama también a trabajadoras, y trabajadores en general, a participar en la manifestación de mañana, a las 20.00 horas, en Bilbao, convocada por la Coordinadora 8 de marzo, convocatoria en la que participa UGT y que tiene por lema “Precariedad, recortes, crisis: alerta feminista!”

Emilia Málaga, Secretaria para la Igualdad de UGT-Euskadi advierte que la situación económica actual está teniendo como consecuencia un parón en el desarrollo de las políticas de igualdad y que “la crisis está siendo utilizada como excusa por muchas empresas para incumplir su deber de negociar medidas de igualdad”.

La representante de UGT-Euskadi afirma que, de hecho, la brecha salarial se sitúa en torno a un 28% y que “las mujeres seguimos teniendo una triple discriminación: el salario, el posterior cobro del desempleo y la pensión”.

Con motivo del 8 de Marzo, UGT-Euskadi ha realizado un estudio sobre la consolidación de las medidas de igualdad de las empresas. De él se desprende que los convenios colectivos en Euskadi siguen adoleciendo de forma alarmante de cláusulas que propicien la igualdad de oportunidades. De hecho, en el 92% de los casos estas cláusulas se limitan a ser declarativas de la igualdad de oportunidades. En este sentido, el sindicato confía en que la revisión, este año, de la aplicación de la Ley de Igualdad en el ámbito laboral, obligue a las empresas a introducir nuevas medidas para favorecer la igualdad.

Emilia Málaga muestra la preocupación del sindicato por la indolencia que están demostrando las administraciones en materia de Igualdad, y juzga muy grave que el aumento del permiso de paternidad a 30 días, previsto para el 1 de enero pasado, haya sido retrasado un año.

“Esto demuestra -afirma- que el discurso de la necesidad de avanzar en corresponsabilidad es sólo eso, un discurso, y que la voluntad política necesaria para pasar de las palabras a los hechos es aún muy escasa”. Recuerda que las administraciones tienen la obligación de evitar que los recursos públicos acaben propiciando discriminaciones indirectas.”

Informe situación laboral de las mujeres

Por su parte, la Secretaria para la Igualdad Confederal de UGT, Almudena Fontecha, ha presentado hoy el informe “Situación laboral de las mujeres” con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, donde ha subrayado que “es fundamental tomar decisiones que hagan posible que esta crisis no se salde con mayores niveles de desigualdad” y “si queremos contribuir al cambio de modelo productivo, este cambio no puede dejar al margen la igualdad de oportunidades, y desde luego deberá contar con la participación activa de las mujeres de nuestro país”.

“Las mujeres, hoy, en nuestro país, -ha dicho- tenemos un nivel de formación muy importante, prácticamente el 59% de los titulados universitarios son mujeres, tenemos menos hijos que nunca, pero desgraciadamente esto no se ve reflejado con mejores y mayores oportunidades desde el punto de vista laboral.
A las mujeres en nuestro país se las contrata menos, si se las contrata es a través de contratos de más corta duración y siguen soportando alarmantes desigualdades retributivas”.

Fontecha ha explicado que, aunque en un principio se han observado los efectos de la crisis, en términos de desempleo, como algo que afectaba solo a los trabajadores varones, duramente castigados por la pérdida de empleo, sobre todo en el sector de la construcción, no es cierto que las mujeres estaban soportando mejor la crisis.

“Esta especie de espejismo se ha venido abajo -ha afirmado-, porque, como era de prever, detrás del sector de la construcción, aunque a un ritmo más lento, se han ido incorporando otros muchos sectores, castigando de una forma muy dura también al empleo femenino”.

“La igualdad debería ser un bien común para la sociedad”, ha señalado, por ello “hay que hacer una reflexión sobre cuáles deben ser las políticas dirigidas sobre todo a la conciliación donde es necesario un mayor nivel de corresponsabilidad tanto pública como privada”.

Las decisiones personales, como retrasar la edad de maternidad o el tener menos hijos por las dificultades económicas, tienen consecuencias sociales y es necesario plantearnos cómo es posible conciliar las necesidades que tiene la sociedad con las necesidades productivas, para hacer posible que nuestro país sea más eficiente económicamente, ya que somos capaces de desaprovechar el talento y la capacidad del 50% de la población.