- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

UGT-Metal ha exigido hoy a la FVEM que posibilite la negociación del convenio de Bizkaia

UGT ha exigido a la Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM), en la reunión de esta tarde, que posibilite la negociación del convenio del Metal de Bizkaia y advierte que la imposición de la reforma laboral ‘pura y dura’ puede producir un escenario de dumping de consecuencias laborales y sociales no deseadas por ambas partes.

Antonio Ríos, Secretario General de la Federación del Metal de UGT-Euskadi, apela a la responsabilidad de las asociaciones empresariales vascas -FVEM, ADEGI y SEA- a mantener el actual marco de negociación provincial sectorial de negociación colectiva en Euskadi, desde la que seguir dando respuesta a las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del Metal y a las necesidades de las empresas del sector, en la búsqueda de un equilibrio en el que ganemos todos.

El representante sindical hace un llamamiento también a las patronales para que respeten los acuerdos firmados e insten a los empresarios asociados a cesar en la aplicación pura y dura de la reforma laboral, imponiendo rebajas unilaterales de salarios, con el objetivo final del abaratamiento del despido y no de la viabilidad de la empresa.

Antonio Ríos reclama ‘a los que verdaderamente puedan llamarse empresarios’ que no apuestes por estas prácticas con los ajustes salariales, porque con ellas ni se salvan empresas ni se sale de la crisis. “El futuro de la empresa -afirma- pasa por replantearse su tamaño, internacionalizar sus productos e inversiones en desarrollo en investigación, mientras que la reformas del Gobierno de Rajoy no aborda la política industrial que de respuesta a las necesidades del sector”.

El dirigente sindical señala que los empresarios vascos deben presionar a la CEOE para que exija al Gobierno que abra líneas de crédito que den un respiro al sector y en la que no siempre gane la banca, junto a la política energética, que permita a la industria vasca competir en igualdad de condiciones con el resto de Europa, ya que somos uno de los países europeos donde la factura eléctrica es más cara.

“Estos son los marcos de encuentro -asegura- y no los recortes salariales y los derechos laborales”.