- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Urge abordar el diálogo social, con alternativas para el empleo

Euskadi sigue en caída libre en relación al desempleo, con 6.198 parados/as más en el mes de enero (+3,67%), casi un punto más que la media nacional, esto pone de manifiesto que la crisis está golpeando con mayor dureza al País Vasco, incapaz de ofrecer alternativas al deterioro de nuestro tejido productivo. Por ello, UGT-Euskadi urge la puesta en marcha del diálogo social, con el fin de abordar acuerdos en empleo y protección de parados.

El Secretario de Formación y Empleo de UGT-Euskadi, Felipe Garcia, advierte que los presupuestos del 2013 para la CAV debe garantizar las políticas de protección social, ya que un 49,56% de los desempleados de la CAV no cobra prestaciones.
“La mesa de diálogo social debe garantizar la protección a los parados, pero también la generación de alternativas de empleo, el reciclaje, la innovación, el apoyo a los nuevos emprendedores y a las Pymes, deben ser abordadas cuanto antes. Euskadi necesita una patronal emprendedora, un poco menos “llorona”, que apueste por la inversión. No es de recibo pretender utilizar los ahorros de los trabajadores sin poner sobre la mesa planes concretos que avalen dichas peticiones, la subvención y la financiación sin proyectos claros no puede ser la salida”.

UGT advierte al Gobierno vasco, que debe cambiar a una política fiscal que favorezca una mayor recaudación, con el objetivo de poder así desarrollar una política industrial y de empleo capaz de hacer frente a la situación de paro, que ha subido en las tres provincias, pero es Álava donde mayor incremento se registra, con un 4,56%, seguida de Guipuzcoa con un 4,27%. “La destrucción de empleo en Álava obliga a una discriminación positiva en materia de empleo, con el objetivo de evitar el contagio negativo”, manifiesta Felipe García.

Por sectores, destaca que de los 6.198 nuevos desempleados, 5.361 pertenecen al sector servicios, por lo que este sector alcanza ya el 63,23% del desempleo en la CAv. Si se pretende reducir estos porcentajes es necesario trabajar en nuestro tejido productivo estructural (industria y construcción), parando la sangría diaria de cierre d empresas y despidos que la reforma laboral está propiciando, huyendo del acuerdo cerrando la puerta a la negociación.