- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

La Federación MCA- UGT, de Euskadi, insta a empresarios a negociar nuevos convenios del Metal sobre las condiciones de los últimos, vigentes tras sentencias de Bizkaia y Alava

Martes, 11 febrero de 2014

La Federación del Metal (MCA), de UGT- Euskadi, manifiesta su satisfacción por las sentencias de los Juzgados de lo Social de Bizkaia y Alava, que garantizan la vigencia de los últimos convenios -negociados y firmados por este sindicato- en tanto no se alcance un nuevo acuerdo, porque “eso garantiza las condiciones laborales y evita la precarización de los salarios de los metalúrgicos, sector tractor de la economía vasca” . A la vez, el sindicato insta a los empresarios (FVEM y SEA) a negociar un nuevo convenio sobre las condiciones de los últimos.

Para la Federación MCA – UGT estas sentencias garantizan a los trabajadores metalúrgicos de Bizkaia y Alava todos los derechos establecidos en los últimos convenios provinciales, y convierten en “papel mojado” las cartas que algunos empresarios enviaron a los representantes de los trabajadores, en las que anunciaban el mantenimiento de las actuales condiciones laborales, pero sólo por el espacio temporal que ellos determinasen.

A partir de esta Sentencia, los derechos quedan garantizados. No obstante, al tratarse de un convenio de “Eficacia Limitada”, es conveniente revisar las contrataciones realizadas a partir del 8 de julio de 2013, para ver si se han impuesto en los nuevos contratos condiciones laborales distintas a las establecidas en los convenios. UGT recuerda que éste Convenio es de la aplicación directa para los trabajadores/as que son afiliados/as a este sindicato, firmante de los últimos convenios provinciales.

La Federación del Metal (MCA) de UGT pide a ambas patronales (FVEM y SEA), una apuesta por el diálogo y la negociación de nuevos convenios para el sector y no por la desregulación de derechos y obligaciones de trabajadores y empresarios.

“Tienen que apostar -advierten- por la estimulación del consumo interno como una de las fórmulas para que la economía se recupere, propiciando incrementos salariales, y no su reducción. Tanto Gobierno como empresarios han de ser conscientes, que la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores conlleva fomentar una sociedad de trabajadores empobrecidos, que afecta directamente al mundo empresarial, que será incapaz de encontrar consumidores suficientes para los productos que fabrican si los trabajadores no pueden consumir”.