- UGTEuskadi - https://ugteuskadi.net -

Seguimiento del 70% en la huelga de centros concertados de Enseñanza

Cerca de 10.000 trabajadoras y trabajadores de los centros concertados de Iniciativa Social, que representan el 70% de los colegios concertados de la CAPV y dan servicio a 117.905 niños y niñas, estaban llamadas hoy a la huelga, por todos los sindicatos, entre los que se encuentra UGT con representación en el sector.

La huelga ha tenido un amplísimo seguimiento en todos los colectivos: Personal de Administración y Servicios, personal de Educación InfantilI, Especialistas de Apoyo educativo y docentes. Según los datos recogidos por los sindicatos convocantes el paro puede cifrarse en más del 70%.

El último convenio del sector terminaba su vigencia en el año 2009 y desde entonces, además de hacer frente a los recortes que se impusieron (con recortes salariales cercanos al 5% primero y la imposición del convenio estatal después), se ha estado negociando un nuevo acuerdo; durante casi diez años. Ante la actitud de las patronales del sector de dilatar la negociación de manera indefinida, por no tener ninguna voluntad de acuerdo, ya en el mes de septiembre todos los sindicatos acordamos una plataforma de mínimos que apenas respondió la patronal, obligándonos a abandonar una mesa de negociación que de por si estaba ya muerta, y optar por la movilización.

La huelga ha sido convocada por todos los sindicatos, en unidad de acción

Desde entonces se han realizado asambleas de trabajadores y trabajadoras en la práctica totalidad de centros de la CAPV, se han llevado a cabo docenas de concentraciones en barrios y pueblos y una manifestación por las calles de Bilbao el pasado 1 de marzo. En ella cerca de 2.000 personas dejamos clara nuestra insatisfacción con la situación actual y nuestra apuesta por una estrategia movilizadora que haga posible mover a estas patronales a posiciones que permitan un acuerdo con contenidos que cristalice en un nuevo convenio. Lo que se ha podido ver hoy en los colegios y calles ha sido, por lo tanto, la constatación efectiva de lo que desde los sindicatos venimos diciendo desde hace tiempo: que necesitamos un nuevo acuerdo en el sector que contemple mejoras necesarias en diversos aspectos.

Entre los problemas más graves del sector cabe destacar el aumento considerable de las cargas de trabajo, que tiene su máximos exponente en laimposibilidad de usar las horas complementarias para el fin que estas tienen (la preparación de clases y el seguimiento del alumnado) o el no reconocimiento del trabajo no presencial en el centro.

La rápida bajada de natalidad esta teniendo sus primeras consecuencias con el cierre de aulas en los primeros niveles educativos y en consecuencia, despidos. Ante ello proponemos un plan para el mantenimiento del empleo mediante la creación de una bolsa de recolocación transparente y objetiva que haga posible que los despidos sean evitados mediante la recolocación de las personas que los sufran en los puestos de las personas que se atengan a contratos relevo en los próximos años. Los números dan y es un buen plan, pero se enfrenta con la intención de las patronales de seguir despidiendo y contratando libremente con dinero público. Se debe mencionar, asimismo, que los y las trabajadores y trabajadoras del sector hemos perdido un 13,6% de poder adquisitivo durante estos años, que en números acumulados han supuesto, por ejemplo, que un profesor de primaria con tres trienios haya perdido más de 25.000€. Es hora de dar pasos en la recuperación del poder adquisitivo. Igualmente urgente es dignificar las condiciones laborales de las trabajadoras del Primer Ciclo de Educación Infantil y de las Especialistas de Apoyo Educativo, las cuales trabajan en condiciones francamente precarias.

Exigimos, asimismo, pasos en otros ámbitos como la reversión del personal subcontratado, las jornadas del PAS, la equiparación retributiva de ESO 1 y en cuanto a la regulación de la FP.

Es evidente que únicamente las huelgas y movilizaciones harán moverse a unas patronales que hasta hace bien poco estaban cómodas en el inmovilismo. De modo que, en la medida en que no respondan a nuestras reivindicaciones, desde los sindicatos con representatividad en el sector se seguirá impulsando la huelga y la movilización

recorte3