UGT denuncia ante la autoridad laboral al grupo ROTAREX, ante la posible deslocalización de la planta de Galdakao

parte de los cuales provienen de la empresa Iberga, en Andoain, y que en 2005 culminó un proceso de fusión por absorción de Talleres Mecánicos Mafra”.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La Federación del Metal (MCA) de UGT-Euskadi ha denunciado ante la autoridad laboral a la empresa Rotarex Spain y al Grupo Luxemburgués Rotarex, por lo que “entendemos que pudiera estar fraguándose una posible deslocalización de su planta de Erletxes en Galdakao -manifiestan-, que ocupa unos 40 trabajadores,
parte de los cuales provienen de la empresa Iberga, en Andoain, y que en 2005 culminó un proceso de fusión por absorción de Talleres Mecánicos Mafra”.

La planta de Erletxes se dedica a la fabricación, montaje y comercialización de válvulas y reguladores de gas. Y el grupo Rotarex está imponiendo a este centro una serie de medidas que condicionan la normal actividad de la planta y su subsistencia a corto plazo.

Los representantes del metal de UGT señalan que la multinacional ha ordenado la paralización de líneas de fabricación y el traslado de la maquinaria y que parece ser que existe la intención de vender los pabellones de Galdakao. También durante los últimos cuatro meses se les ha ordenado que los pedidos que capte la planta no los ejecute -como se hacía hasta ahora-, sino que los transfiera a Luxemburgo para que el Grupo los distribuya entre las plantas que considere oportuno y que las compras no se lleven desde la planta de Erletxes.

“Hemos preguntado a la empresa -señalan los responsables sindicales- para que conteste que planteamiento tiene para el centro de Galdakao y presente un Plan de Viabilidad para el mismo, pero sus responsables dicen que obedecen órdenes y que lo más que puede contestar es el trabajo de hoy pero no el de mañana”.

Por ello, UGT ha instado a la Autoridad Laboral a que tome cuanto antes cartas en el asunto, pues el trabajo que hay se agotará, si no se toman medidas, en poco más de un mes. Los trabajadores están a la espera, tanto de la Inspección de Trabajo como de la contestación del Grupo.