20 actuaciones urgentes

​En las elecciones del 20 de diciembre de 2015, la mayoría de la sociedad española envió un claro mensaje de rechazo a las políticas de recortes económicos, sociales y laborales impuestas por el Gobierno del Partido Popular. Seis meses después estamos convocados de nuevo a las urnas, tras la frustrante gestión que hicieron los partidos políticos del resultado electoral, haciendo imposible la formación de un gobierno de cambio.
Print This Post
  
  
Email This Post   


A juicio de UGT, las soluciones a los graves problemas de la gente no pueden esperar más. Las próximas elecciones del 26 de junio deben ser el punto de partida definitivo para comenzar el giro hacia el progreso de forma clara y sin demora. Por ello UGT ha presentado un documento bajo el título “20 actuaciones urgentes por el progreso y el bienestar social”. La lucha por los derechos de las trabajadoras y trabajadores y el bienestar de la mayoría de la sociedad fundamentan el documento sindical, cuyas principales propuestas son: combatir el desempleo, la derogación de las reformas laborales y la lucha contra la precariedad; el fin de las políticas de austeridad, el aumento del SMI y la recuperación de los salarios; reforzar las políticas activas de empleo, una justa y ambiciosa reforma fiscal, establecer en la Constitución un suelo de gasto social y revertir los recortes incrementando el gasto en Sanidad, Educación, Protección Social y ayuda a la Dependencia; derogar la LOMCE y trabajar por un pacto social y político por la educación; recuperar el Pacto de Toledo y derogar las reformas de las pensiones desde 2012; garantizar la igualdad de trato y la no discriminación, reforzar la prevención de riesgos laborales; luchar contra la pobreza y establecer una prestación de ingresos mínimos, combatir las nuevas formas de pobreza, construir un sistema integral de servicios sociales, aplicar de inmediato la ley de dependencia; poner en marcha un plan estratégico para la industria; hacer avanzar la calidad de nuestra democracia, derogando la Ley Mordaza, y el artículo 315.3 del Código Penal que criminaliza el derecho de huelga; defender una Unión Europea social y respetuosa con los derechos humanos, exigir que los tratados de libre comercio sean herramientas de progreso, democráticas y transparentes, y rechazar el TTIP y el CETA.

Folleto

Octavilla