Concentración de delegados para denunciar la precipitada incorporación presencial del personal de Gobierno vasco

UGT, junto con el resto de sindicatos con representación en la mesa sectorial de Gobierno Vasco, ha movilizado a sus delegados/as sindicales para denunciar la imposición de una desescalada precipitada que, por falta de tiempo y de medios, carece de las garantías necesarias
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT denuncia una “desescalada” en Gobierno vasco que sólo busca crear una situación ficticia de normalidad y advierte que se carece de las garantías necesarias y del establecimiento de algunas medidas imprescindibles para la protección de su personal , como limpieza del sistema de ventilación, refuerzo de servicios de limpieza para cubrir el aforo de instalaciones a pleno rendimiento, solución de transporte entre territorios, imposibilidad de cumplimiento de medidas preventivas en todos los puestos de trabajo, carencia de valoraciones de riesgos laborales en puestos específicos…

Concentración en Bilbao

Para hoy 11 de mayo, Gobierno Vasco ha dado la orden de incorporación a miles de empleadas y empleados públicos (se desconoce la cifra total que Función Pública no ha podido o no ha querido facilitar), sin dar opción a los sindicatos a negociar la fecha ni un sistema escalonado de reincorporación, lo que sí se ha hecho en otras CC.AA. que iniciarán su retorno muy paulatinamente a partir del 18 de mayo, incluso más tarde, y manteniendo el teletrabajo como opción prioritaria. Hay que recordar que el propio Consejero Erkoreka anunciaba a los medios esta fecha, sin el menor acuerdo ni conocimiento por parte de los sindicatos, lo que es otra muestra irrefutable de la falta de negociación real.

A pesar de que el propio estado de alarma sanitaria dicta la incuestionable directriz de preservar la salud por encima de cualquier otro asunto, los responsables de Función Pública de Gobierno Vasco, desoyendo la recomendación de priorizar el teletrabajo para minimizar la confluencia de personal y por tanto el riesgo de contagio, imponen a su plantilla el sistema presencial y de manera inmediata(grupos vulnerables y con deberes inexcusables a parte), lo que puede poner en peligro su seguridad y salud.

Pilar Olivas, responsable de UGT en Gobierno Vasco,  considera temerario e imprudente este llamamiento masivo y más sin tener datos de la incidencia en el contagio de la apertura social (salir a la calle con los niños, paseos de adultos, apertura de comercio, etc.).

Concentración en la sede del Gobierno vasco en Donostia-San Sebastián

Solo en Lakua trabajan más de 2.000 personas de que se ha llamado a cientos de ellas, siendo además un gran número las que se trasladan desde Bizkaia, Gipuzkoa, incluso otras provincias, lo que puede convertir este centro de trabajo y otros de gran capacidad, en un peligroso foco de contagio y provocar el repunte de la enfermedad en todo el Territorio de Euskadi y zonas limítrofes.

“Lo realmente sangrante de esta situación -advierte Pilar Olivas-  es que no se debe a necesidades sociales, laborales e incluso económicas, sino que obedece a los intereses políticos del actual Gobierno para crear una SITUACIÓN FICTICIA DE NORMALIDAD y así, llevar a cabo las elecciones en el mes de julio y consolidar su situación de poder en el Parlamento antes de otoño, momento en el que se prevé la aplicación de restrictivas medidas económicas, pudiendo hacerlo con absoluta capacidad ejecutiva y sin que le pase factura electoral”.

 Todo esto a costa de la plantilla de Gobierno Vasco, de su entorno familiar y por ende de toda la sociedad. ¿Esta es la preocupación que el Gobierno tiene por su personal, por sus propias compañeras y compañeros a los que conocen y con los que trabajan codo con codo a diario? ¿Qué le cabe entonces esperar de esta situación a la ciudadanía anónima?

UGT recomienda y solicita a toda la plantilla que, ante la más mínima detección de falta de

medidas preventivas que puedan poner en riesgo su seguridad y su salud, se pongan en contacto con

este sindicato para llevar a cabo las correspondientes denuncias ante las instancias instituidas para ello.