Cuatro ugetistas en el primer Gobierno vasco, comprometidos con los ideales de libertad, igualdad y justicia

Durante la presentación del libro con sus biografías, Raúl Arza y la consejera Maria Jesús San José han destacado el acuerdo entre diferentes de aquél primer Gobierno vasco, con similitudes con el actual Ejecutivo autónomo
Print This Post
  
  
Email This Post   


El Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora, en Bilbao, ha acogido el acto de presentación del libro “Cuatro consejeros de UGT en el primer Gobierno vasco”, que recupera así la trayectoria de cuatro ugetistas que formaron parte del Ejecutivo del primer lehendakari Jose Antonio Aguirre, en Euskadi y en el exilio, bajo las premisas de garantizar y respetar los derechos individuales y sociales de todos los ciudadanos vascos, impulsar una política de corte social y, entre otras, fomentar las cooperativas.

Raúl Arza, Secretario General de UGT-Euskadi y presidente de la Fundación Juan de los Toyos, junto a la Consejera de Trabajo y Justicia Maria Jesús San José, han presentado el libro “Cuatro consejeros de UGT en el primer Gobierno vasco”, que ha sido editado por la Fundación Juan de los Toyos Fundazioa y promovido por el Gobierno vasco.

En el acto han estado presentes también los consejeros del Gobierno vasco de Salud, Jon Darpón; de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola; el de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, junto a parlamentarios nacionalistas y socialistas; en un aforo que contaba con ugetistas actuales comprometidos con el sindicato.

La consejera de Trabajo y Justicia, Maria Jesús San José, destacaba en la presentación del libro las similitudes entre aquel primer Gobierno vasco y el actual. “Un acuerdo entre diferentes, necesario para el entendimiento, con sus diferencias pero con momentos de encuentro más provechosos para la sociedad, que demuestra cómo nacionalistas y socialistas somos capaces de ponernos de acuerdo”.

Raúl Arza, por su parte, destacaba como uno de los primeros objetivos de la Fundación Juan de los Toyos, es preservar la memoria del movimiento obrero de Euskadi, en general, y de UGT en Euskadi, en particular, de ahí que se haya promovido la edición de este libro sobre cuatro consejeros del primer Gobierno vasco, que pertenecieron a UGT.

Militantes ugetistas

Aunque con motivo del 80 aniversario del primer Gobierno vasco (1936-2016) han aparecido otras publicaciones que han recordado a personalidades de diferentes partidos y sensibilidades políticas que integraron el Ejecutivo que presidió Jose Antonio Aguirre, la Fundación Juan de los Toyos ha querido reunir, con el libro presentado, las biografías de los cuatro consejeros unidos por la militancia sindical en la UGT y su deseo de servir a Euskadi.

Tres de ellos Santiago Aznar, Juan Gracia y Juan de los Toyos – que da nombre a la Fundación- eran socialistas y ugetistas y Alfredo Espinosa, el más joven de los cuatro y médico de profesión, pertenecía al Sindicato Médico de Vizcaya, organización adherida a UGT. Como primer consejero de Sanidad del Gobierno vasco, el Hospital de Urduliz lleva ahora su nombre.

Santiago Aznar fue consejero de Industria en aquél primer Gobierno vasco; Juan Gracia, consejero de Asistencia Social, que se ocupó de la protección de los niños en casas de salud infantiles y Juan de los Toyos, fue consejero de Trabajo, Previsión y Comunicaciones.

Garantizar y respetar los derechos individuales y sociales de todos los ciudadanos vascos e impulsar una política de corte social fueron algunos de los principios de las políticas de este primer Gobierno vasco en el que cuatro ugetistas de larga trayectoria en el movimiento obrero tomaron parte. La idiosincrasia de aquel Ejecutivo liderado por el dirigente del PNV también quedó marcado por la presencia de más fuerzas políticas que coincidían en anhelos de libertad, igualdad y justicia.

Aguirre no olvidó a su equipo en el exilio. En el Congreso Mundial Vasco de París, en 1956, mencionó especialmente a Espinosa y Gracia: el primero fue traicionado y fusilado y el segundo murió en la capital francesa. Espinosa -al que ahora se ha dedicado el nuevo hospital de Urduliz- escribió una carta de despedida al lehendakari que refleja la unión multipartita y el aprecio mutuo. Años más tarde, de los Toyos y Aznar también murieron en el exilio.