El 23 de marzo hay que movilizarse para exigir salarios dignos ya

Paros de 15 minutos, a las 10.00h de la mañana, en los centros de trabajo. A las 12.00h, concentración ante las patronales, en las 3 capitales vascas. Los empleados públicos protestarán a las 11.15h ante el Gobierno vasco en defensa de la negociación colectiva en las Administraciones públicas y reclamando la reversión de recortes.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La reforma laboral impuesta por el Gobierno del PP, en 2012, continúa tirando a la baja de los salarios, aumentando la precariedad en el empleo y el poder discrecional de los empresarios. Por eso, tenemos que movilizarnos este jueves 23, para exigir salarios dignos.

Demandamos que todos los trabajadores ganen poder de compra, aumentando los salarios en una horquilla de entre el 1,8% y el 3%, máxime teniendo en cuenta el importante aumento de los precios de estos últimos meses y las previsiones para el conjunto del año.

Superar los efectos de la reforma laboral

Los convenios colectivos tienen que superar los efectos de las reformas laborales impuestas en los años más duros de la crisis económica; Reformas que han propiciado la destrucción de empleo y la devaluación salarial, acentuando la desigualdad entre los trabajadores y la extensión del fenómeno de trabajadores pobres, con empleos precarios y salarios que no alcanzan a cubrir las necesidades básicas, e impidiendo una función esencial de la negociación colectiva, como es el reparto equitativo de la riqueza creada.

La reforma laboral de 2012, con los cambios introducidos en relación a la negociación colectiva, ha reducido su eficacia y cobertura efectiva; ha creado condiciones para la desaparición de convenios por la limitación del periodo legal de ultraactividad; ha coartado la autonomía colectiva de los interlocutores sociales sectoriales para establecer las condiciones mínimas aplicables en el sector, al otorgar la prioridad aplicativa al convenio de empresa en materias esenciales básicas como las retribuciones salariales, y ha ampliado notablemente las posibilidades de inaplicar las condiciones de trabajo pactadas en convenio, lo que restringe la fuerza vinculante del convenio formalmente pactado.

La reforma laboral ha estimulado una brutal devaluación salarial. Pese a que la economía ha salido de la recesión, la mayoría de las trabajadoras y trabajadores no han salido de la crisis y el mercado laboral configurado por la reforma continúa tirando a la baja de los salarios, aumentando la precariedad y el poder discrecional de los empresarios.

Los salarios en 2017 deben aumentar en una horquilla de entre 1,8% y 3%, para ganar poder de compra. Los objetivos son varios: mejorar la calidad de vida de los trabajadores y de las trabajadoras, generar empleo de calidad, reducir los niveles de desigualdad y pobreza y colaborar al aumento de los recursos de la Seguridad Social.

En cuanto a los precios, con una variación del IPC interanual del 3% en el mes de febrero, profundiza en la pérdida de poder adquisitivo de estas rentas salariales y obliga a reconocer la oportunidad de mejorar las retribuciones, en una economía como la nuestra, en fase de recuperación, que forzosamente tiene que llegar a los ciudadanos.

Por salarios dignos, por empleo estable y por la recuperación de los derechos eliminados por las reformas de los Gobiernos y por la avaricia empresarial, llamamos a las trabajadoras y trabajadores a impulsar las movilizaciones participando en los actos convocados para este jueves  23 de marzo, en Euskadi:

 

 

 

PARO DE 15 MINUTOS. En los centros de trabajo. A las 10.00 de la mañana

 

 

CONCENTRACION ANTE PATRONALES. A LAS 12.00h.

  • En Bilbao ante Confebask, en Gran Vía, 50
  • En Donostia ante ADEGI, en Mikeletegi, 52
  • En Vitoria-Gasteiz ante SEA, en la plaza de Correos

 

En defensa de la negociación colectiva en las Administraciones Públicas

Coincidiendo con este día de lucha, por su parte, la Federación de Empleados de Servicios Públicos de UGT-Euskadi ha convocado una concentración a las 11.15h de la mañana, ante el Gobierno vasco en Bilbao, en Gran Vía, 85, para denunciar la vergonzosa actitud de las diferentes administraciones públicas en negociación colectiva.

La Federación denuncia el paripé de los responsables de las instituciones vascas en todos los foros de negociación, la pasividad del Gobierno vasco ante la situación de los empleados públicos y el mantenimiento de los recortes en detrimento de los servicios públicos.