El Gobierno vasco acepta la exigencia de no sacar a concurso de traslados las plazas de orientador/as de Lanbide, por su especificidad

El siguiente paso para afrontar la necesaria reforma de Lanbide es poner en marcha cuanto antes los distintos procesos de consolidación de los diferentes colectivos que lo forman y que en algunos casos como es el de los orientadores y orientadoras su temporalidad alcanza el 90%. Ya que sus contratos son en fraude de ley, según sentencias del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Los representantes de los 4 Sindicatos presentes en la Mesa Sectorial del Gobierno Vasco – UGT, ELA, LAB y CCOO- hemos firmado el ACUERDO que excluye las plazas de orientadores (170) y las de los/as 14 compañeros/as orientadores/as que ocupan plazas de TEF (técnico de empleo y formación), del concurso de traslados que quiere poner en marcha el Gobierno vasco, evitando posibles despidos de personal que llevan más de 8 años desempeñando dicho puesto.

Desde UGT llevamos meses defendiendo la especificidad de los 170 puestos de orientador/a, al tratarse de puestos de nueva creación y cuya escala está pendiente de aprobación en la futura Ley de Empleo Público. Además, a esto había que sumarle la situación de 14 orientadores que para poder continuar en Lanbide, como consecuencia del acuerdo del año 2015, fueron transformadas sus plazas en Técnicos de Empleo Y Formación.

Tras las rondas con los grupos parlamentarios del Parlamento Vasco y a la vista de que la Ley que pudiera incluir la escala se demoraba en el tiempo, el pasado mes de enero, UGT incluyó esta cuestión en el orden del día de la Mesa General del Gobierno Vasco , con el objetivo de intentar una vez más desbloquear el tema ante la oposición, ya no de la Administración, sino de algunas centrales sindicales que optaron por la vía de la movilización, movilización que quedó reducida a 5 jornadas en el mes de octubre.

Una vez más, tras la reunión de enero, la Administración recogió el testigo y el 9 de marzo fuimos convocados a la Mesa Sectorial incluyendo la firma de un Acuerdo en los términos que habíamos venido planteando.

Para UGT ha quedado demostrado que la voluntad de negociación y de llegar a acuerdos va más allá de movilizaciones aisladas, en muchos casos con un marcado cariz político.

Las actitudes de bloqueo no conducen a ninguna parte, hay que trabajar por la defensa de los intereses de los/as trabajadores/as con diálogo y propuestas constructivas, sin descartar las movilizaciones.

No ha sido un camino nada fácil ante una reivindicación para la que no debería haber habido ninguna oposición, por lo que celebramos más si cabe que el Acuerdo haya contado con el consenso de las 4 centrales sindicales presentes en la Administración.
El siguiente paso para afrontar la necesaria reforma de Lanbide es poner en marcha cuanto antes los distintos procesos de consolidación de los diferentes colectivos que lo forman y que en algunos casos como es el de los orientadores y orientadoras su temporalidad alcanza el 90%. Ya que sus contratos son en fraude de ley, según sentencias del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y que en algunos casos llevan trabajando como orientadores antes de la transferencia de las políticas activas al Gobierno Vasco.