Las mujeres vascas sufren más el desempleo y los contratos siguen siendo temporales y de corta duración

UGT-Euskadi valora que baje el número de personas desempleadas, pero denuncia que los contratos siguen siendo en más de un 90% temporales y el 70% de ellos de corta duración. Advierte , además, que esta situación provoca que suban a 409.107 los demandantes de empleo
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT-Euskadi valora que en Euskadi haya bajado el número de desempleados/as, en 1.072 personas, pero denuncia que los contratos siguen siendo en más de un 90% temporales; de los más de 52.000 contratos firmados en febrero, sólo 5.000 son indefinidos  y el 70% de ellos son contratos que no duran más de una semana. Maribel Ballesteros, Secretaria de Política Sindical e Institucional de UGT-Euskadi advierte que “urge buscar fórmulas encaminadas a evitar la destrucción de empleo y, en la Mesa de Diálogo Social de Euskadi, seguiremos trabajando para acordar medidas que consigan más calidad en el empleo.”

Los datos demuestran que la dinámica anterior a la crisis sanitaria de optar por la temporalidad, se ha agudizado durante la pandemia. “Durante 2020 se firmaron 322.650 contratos por circunstancias de producción, el 72,18% (232.885) duraron menos de un mes, con la precariedad que ello significa”. Y advierte que esta precariedad ha hecho subir a más del doble el número de demandantes de empleo, que aún teniendo un trabajo buscan mejorarlo, sumando más de 280.000 personas en esta situación.

UGT-Euskadi denuncia también que siguen siendo las mujeres las que más sufren el desempleo. De los 129.028 parados/as registrados, 57.343 son hombres y 71.685 mujeres,  (55,5%), situación que seguimos denunciando este 8 de marzo.

En cuanto a contratación, se observa un descenso en cuanto a la contratación con respecto al mes anterior, 7.049 contratos menos, y con respecto a hace un año baja en 20.435 contratos.

Maribel Ballesteros denuncia que, en la situación de pandemia que vivimos,  haya empresas que estén optando por los despidos, en lugar de acogerse a los ERTES, herramientas que hemos consensuado para evitar la destrucción de empleo. “Estos despidos complican la situación en el mercado laboral a personas con más de 45 años y  los despidos sólo acarrea conflicto y situaciones de violencia como ha ocurrido recientemente en las empresas PCB, de Bizkaia, y en la alavesa de Tubacex, que ha nadie nos gusta vivir.”