Los Gobiernos tienen que adoptar más controles para evitar el abuso de la contratación temporal

Según los datos dados a conocer hoy del paro registrado, en Euskadi, el 91% de los contratos que se realizan siguen siendo temporales y las personas con derecho a prestación siguen bajando
Print This Post
  
  
Email This Post   


Aunque Euskadi se haya situado entre las comunidades autónomas en las que ha bajado el paro, en cifras sólo ha afectado a 569 personas, situando en  123.037 los desempleados/as. Maribel Ballesteros advierte que de los contratos realizados, los temporales siguen superando el 90% (91,1%). “Nada menos que 737.006 contratos se han realizado en lo que va de año y sólo el 8,9% son indefinidos. Esto habla de la gran precariedad en la contratación, que nos lleva a que sólo el 43% de los desempleados cobren algún tipo de prestación generada por el tiempo de trabajo acumulado, relacionado con su contrato, lo que demuestra lo que cuesta al trabajador acumular los días necesarios para obtener algún tipo de prestación”.

La Secretaria de Política Sindical de UGT-Euskadi reclama a los Gobiernos y, en especial a la Inspección de Trabajo, que incremente los controles para rebajar la contratación temporal. “No es de recibo que haya puestos de trabajo en los que se encadenen la contratación temporal por años.  El abuso en la temporalidad nos lleva a una situación de inestabilidad y a que muchas familias con 1, e incluso 2 trabajos, sigan en el umbral de la pobreza”.

Si comparamos los datos de beneficiarios de prestaciones,  en el inicio de la crisis, en setiembre del 2008,  con 82.997 desempleados cobraban prestación el 66.8% (55.460). Diez años después, con 123.037 parados,  cobran menos personas algún tipo de prestación, apenas  53.160   (43%). “Este dato refleja la precariedad que hay en nuestro mercado de trabajo, donde en un mes como el actual que estamos analizando, se realizan 92.772 contratos, para que el desempleo baje en 569 personas”.

Maribel Ballesteros urge a patronal y resto de sindicatos a recuperar la negociación colectiva, para dignificar la calidad del empleo y los salarios.