Los vigilantes de la Residencia Militar de Donostia, de la empresa Novo Segur, inician este domingo una huelga indefinida por impagos salariales

UGT recuerda que además está convocada una huelga de 6 días en todos los centros de trabajo en los que opera Novosegur para exigir el cumplimiento del convenio
Print This Post
  
  
Email This Post   


Los trabajadores de la empresa de vigilancia privada Novo Segur, que prestan sus servicios en en el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) y en la Residencia Militar de Donostia, situadas en las inmediaciones del cuartel de Loyola, inician este domingo, 18 de marzo, a las 00.00 horas, una huelga indefinida, ante el sistemático incumplimiento de las resoluciones judiciales, en cuanto al convenio de aplicación, así como el adeudo de varias nóminas. Los responsables de UGT señalan que esta situación, por desgracia, no es nueva, ya que viene produciéndose desde hace más de un año, primero cuando el servicio fue adjudicado por el Ministerio de Defensa, a la compañía Marsegur y ahora tras la modificación de la razón social de Marsegur, que ha pasado a llamarse Novo Segur.

Esta convocatoria coincidirá con la huelga convocada por UGT, CCOO y USO en todos los centros de trabajo de Novosegur en España, que incluyen varios centros del Ministerio de Defensa, la Seguridad Social o el CSIC, para exigir los sueldos del convenio del sector. En concreto, sus trabajadores en toda España están llamados a parar del 20 al 25 de marzo, según precisa el preaviso de huelga.
Para UGT resulta indignante que el Gobierno lejos de solucionar el problema, continúe otorgando el servicio a empresas del sector que se podrían calificar de piratas, al no tener ningún tipo de intención de respetar los derechos laborales de los trabajadores. Por lo que en numerosas ocasiones el sindicato ha solicitado al Ministerio de Defensa que resuelva los contratos con esta empresa, en todo el estado.

Los responsables del sindicato critican la actitud pasiva que sigue manteniendo el Ministerio de Defensa, incluso después de la convocatoria de huelga, dado que ni han intentado ponerse en contacto con los sindicatos para tratar de solucionar el problema. Para el responsable del sector de UGT en Euskadi, Isidro Campo, la despreocupación del Ministerio esta siendo tal, que en ningún momento ha tratado de garantizar al menos que la empresa cumpla con la legalidad vigente.