Para una recuperación sólida urge desbloquear los convenios vascos y garantizar la protección a las rentas más vulnerables

Euskadi se encuentra entre las comunidades más inflacionistas, al situarse su tasa anual en el 2,5%, por encima del 2,2 estatal, hecho muy influenciado sobre todo por la subida de precios del sector energético, por lo que para salir de la crisis sanitaria Daniel González, Secretario de Política Sindical e Institucional de UGT- Euskadi advierte que "es imprescindible poner en marcha las reformas necesarias para evitar la subida desorbitada de los productos que ocupan un peso mayor en los presupuestos de los hogares y que afecta, sobre todo, a los que tienen menor renta. Hay que garantizar la protección a las personas más vulnerables"
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT-Euskadi asegura que la subida en el entorno del 14,0% que ha experimentado la electricidad en lo que va de 2021 afecta a muchas familias de una forma que no se puede pasar por alto y, admitiendo que se trata de un incremento de precios localizado y muy influido por la coyuntura del año pasado, los precios suben también en productos que afectan especialmente al bolsillo de los hogares como la electricidad y el carburante, que suponen alrededor del 10% del presupuesto familiar, una parte aún mayor en los de rentas más bajas.

Ante estos datos del IPC, el sindicato insiste en la urgencia de la subida del Salario Minimo Interprofesional (SMI), por las repercusiones que tiene para los trabajadores/as con salarios más bajos, así como em garantizar subidas salariales a través de la negociación colectiva

Daniel González advierte que “para una recuperación sólida urge  desbloquear los convenios vascos y garantizar la protección a las rentas más vulnerables” y recuerda que durante 2020, y lo que llevamos de 2021, la negociación colectiva ha estado prácticamente paralizada, salvo casos puntuales, con un 90% de los convenios sectoriales no vigentes, un total de 133 convenios que sus trabajadores/as no tienen actualizadas sus condiciones laborales y menos salariales. Esta situación viene derivada fundamentalmente de la reforma laboral del 2012, por lo que UGT va a seguir insistiendo en las movilizaciones para su derogación.

El marco de política económica debe completarse manteniendo las medidas del escudo social a todos los niveles, y las políticas fiscales expansivas el tiempo necesario hasta que la situación de la crisis se alivie.