El 60% de suspensos del IRALE pone de manifiesto la necesidad de renovar el sistema de euskaldunización de profesores

Los resultados en esta ocasión han sido:
Print This Post
  
  
Email This Post   


Un año más, la Federación de Enseñanza de UGT de Euskadi (FETE-UGT), recogiendo la sensibilidad del profesorado y ante los resultados de la evaluación del mismo en el Programa IRALE, exige la renovación en profundidad de dicho programa. El porcentaje de suspensos de esta nueva evaluación de PL1 y PL2 se encuentra en torno al 60%, dato que constata las deficiencias del programa IRALE.

Los resultados en esta ocasión han sido:
El examen de PL2 ha sido superado por 116 profesores de 347 presentados (66,57% suspensos)
El examen de PL1 ha sido superado por 106 profesores de 233 presentados (54,5% de suspensos)

Luis Santiso, Secretario General de la Federación de Enseñanza de UGT-Euskadi, advierte que es difícil pensar en tan alto nivel de suspensos cuando el profesorado que se presenta tienen todos titulación media o superior y acuden al proceso de euskaldunización con una elevada motivación basada en el mantenimiento del puesto de trabajo y, también, en contribuir a la euskaldunización del sistema educativo vasco. Sin embargo, esta situación la vienen manteniendo año tras año y sin ninguna contrapartida por parte de la Administración , a no ser la incomprensión y crítica a la que son sometidos continuamente.

La evaluación del rendimiento académico y de la competencia lingüística del profesorado que asiste como alumno al programa oficial de euskaldunización IRALE, presenta los más rancios vicios del pasado:

a) Examen único, puro y duro.

b) Preeminencia de una evaluación final y sumativa.

c) Nula importancia de la evaluación continua.

d) Crasos errores en el objeto de la evaluación.

e) Desconexión absoluta con los planteamientos de la realidad educativa.

f) Ausencia de metodología

g) Evaluación exclusiva a los profesores-alumnos en este caso, pero no a los profesores que imparten el IRALE

El objeto de evaluación debe estar previamente definido y, en todo caso, no puede ser otro que la competencia lingüística y el rendimiento académico. UGT-Enseñanza propone:

a) Renovación del Programa IRALE, resultado de una negociación que tenga como bases la realidad de las necesidades lingüísticas del Sistema Educativo.

b) Evaluación continua que atienda al proceso y a la formación, representando el 100% para le PL 1 y al menos el 60 % para el Pl 2.

c) Posibilidad de acceso real y voluntario de todos los colectivos que forman parte del Sistema Educativo, desde el nivel inicial ( nivel cero) y ampliando por otra parte , los cursos de reciclaje “ R”, con presupuesto diferenciado para éstos.

d) Que estos resultados no queden en una mera estadística para desacreditar el sistema de euskaldunización, sino para que la Administración se implique en los cambios que año tras año venimos solicitando, cambios que darían sentido a una verdadera evaluación.

Desde un punto de vista técnico, es obvio que los centros de IRALE no cumplen con el requisito de configurarse como centros de enseñanza y aprendizaje de idiomas – en este caso euskera- siendo necesario abordar las necesarias modificaciones normativas que afecten a la filosofía del programa de euskaldunización, dotando a los mismos de mecanismos de participación del alumnado , de nuevos procedimientos técnicos, de autonomía pedagógica y de una financiación transparente y controlable, para que los presupuestos dedicados a la euskaldunización sean lo mas rentable posible.