UGT-Iberdrola, en contra de cualquier cambio normativo de la Ley de Sociedades Anónimas que ponga en riesgo la estabilidad de grandes grupos industriales

Determinados mecanismos, como puede ser la limitación del voto en las Sociedades Anónimas, evitan la especulación financiera de inversores, que buscan movimientos con los que contrarrestar la delicada situación de empresas provenientes de otros sectores de producción. Se deben de evitar situaciones como las acontecidas en algún grupo energético nacional, donde, producto de las políticas especulativas de los mercados, ha pasado la propiedad, dirección y el control fuera de nuestras fronteras, fragmentando la empresa adquirida tantas veces como sea necesaria para posibilitar la operación.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La Sección Sindical Estatal de UGT en el Grupo Iberdrola, ante la reforma de la Ley de Sociedades Anónimas para eliminar las limitaciones de voto en algunas empresas, en el 10% del capital, manifiesta su posicionamiento en contra de cualquier cambio normativo que ponga en riesgo la estabilidad de los grandes Grupos Industriales, como Iberdrola.

Determinados mecanismos, como puede ser la limitación del voto en las Sociedades Anónimas, evitan la especulación financiera de inversores, que buscan movimientos con los que contrarrestar la delicada situación de empresas provenientes de otros sectores de producción. Se deben de evitar situaciones como las acontecidas en algún grupo energético nacional, donde, producto de las políticas especulativas de los mercados, ha pasado la propiedad, dirección y el control fuera de nuestras fronteras, fragmentando la empresa adquirida tantas veces como sea necesaria para posibilitar la operación.

En la actualidad, cambios normativos de estas características, sólo se han aplicado en Alemania y en Italia, no existiendo una opinión clara sobre si estamos hablando de una transposición de una Directiva europea o nos estamos anticipando a su futura promulgación. En cualquier caso, la mesa del Diálogo Social debiera de analizar la repercusión del cambio legislativo propuesto, antes de su discusión parlamentaria.

En el cambio del modelo productivo, clave para la salida de la actual crisis, las empresas energéticas nacionales, deben de contar de la necesaria estabilidad accionarial, que posibiliten la vertebración del tejido industrial nacional, su consolidación como empresas tractoras de innumerables sectores productivos y generadoras de empleo estable y con derechos. Escenarios contrarios a la estabilidad que reclamamos favorecerán situaciones donde las batallas por el poder de las empresas estén por encima del desarrollo de los Proyectos Industriales de estas.

En el caso concreto del Grupo Iberdrola, la Sección Sindical de UGT apuesta por que, mediante el mantenimiento de políticas estratégicas, en las que la inversión en las áreas fundamentales del negocio sea el elemento generador de crecimiento, tal y como ha venido sucediendo en los últimos años, se posibilite la consolidación del Grupo como líder mundial en el sector.

De esta forma, los resultados económicos deben de redundar, además de en la lógica retribución del accionista, en el afianzamiento empresarial facilitando así la necesaria creación de empleo.