La Diputación de Bizkaia bloquea la negociación del convenio y acuerdo

Tras años sin negociación colectiva, en los que se ha producido un importante recorte salarial, una grave reducción de la contratación de personal, y la privatización de diferentes servicios públicos, en enero se inició la negociación de un nuevo Convenio en Diputación de Bizkaia.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Martes, 1 de julio de 2014

Tras años sin negociación colectiva, en los que se ha producido un importante recorte salarial, una grave reducción de la contratación de personal, y la privatización de diferentes servicios públicos, en enero se inició la negociación de un nuevo Convenio en Diputación de Bizkaia.

UGT, junto a los otros sindicatos con representación en la Diputación Foral de Bizkaia, decidimos presentar una plataforma unitaria que recogía una serie de puntos básicos que desde la parte social consideramos fundamentales a la hora de abordar la negociación. Posteriormente la Diputación presentó una contra-propuesta como documento base para la negociación.

Tras varias Mesas de Negociación, el martes 24 de junio se produjo la ruptura de las negociaciones. En esta última reunión, los sindicatos expusimos las condiciones esenciales para el acuerdo:

-Compromiso de no privatizar servicios que actualmente se prestan en centros públicos y personal público.

-Con la perspectiva de mantener y crear empleo, acuerdo sobre sustituciones, OPEs y concurso de traslados, tanto en Diputación como en IFAS.

-Acuerdo salarial con subidas del IPC en 2014 y 2015 y con garantías de recuperación de la capacidad adquisitiva perdida en los últimos años, comenzando tal recuperación en 2015.

La respuesta de Diputación ha sido terminante e inflexible: ni compromiso de mantenimiento de los servicios públicos, ni acercamiento en materia de ordenación y creación de empleo y, lo que es más insólito, marcha atrás en materia retributiva respecto a la primera propuesta, eliminando cualquier garantía de recuperación del poder adquisitivo perdido los últimos años.

En estas condiciones, la Mesa de Negociación queda rota y pone en entredicho la voluntad negociadora de la Diputación.
Los sindicatos no desistimos de alcanzar un buen acuerdo que recoja las principales reivindicaciones de trabajadores y trabajadoras. Sin embargo, la actitud de la Diputación rompe la Mesa de Negociación, por lo que queda de manifiesto su escasa voluntad negociadora, así como su incapacidad para alcanzar acuerdos.