La Ley de Empleo Público vasco recorta derechos, no ayuda a crear empleo ni mejora los servicios públicos

UGT ha rechazado en Mesa General, celebrada esta mañana, en el Gobierno vasco, el anteproyecto de Ley de empleo público, porque es un instrumento más de la Administración para boicotear la negociación colectiva y dejar la puerta abierta a la supresión de los derechos laborales y sociales de los empleados públicos. UGT presentará las alegaciones pertinentes en este proceso de consulta y podremos saber si realmente, como dice el Sr. Erkoreka, hay voluntad negociadora, en caso contrario no descartamos movilizaciones.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Jueves, 11 de setiembre de 2014

UGT ha rechazado en Mesa General, celebrada esta mañana, en el Gobierno vasco, el anteproyecto de Ley de empleo público, porque es un instrumento más de la Administración para boicotear la negociación colectiva y dejar la puerta abierta a la supresión de los derechos laborales y sociales de los empleados públicos. UGT presentará las alegaciones pertinentes en este proceso de consulta y podremos saber si realmente, como dice el Sr. Erkoreka, hay voluntad negociadora, en caso contrario no descartamos movilizaciones.

Arantza Agote, Secretaria General de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT -Euskadi asegura que para este sindicato, la Ley debe abordar los problemas inmediatos que tiene nuestros servicios públicos y, desde luego, eso no se consigue con una ley como esta que recorta derechos; por lo tanto, ni ayuda a aumentar el empleo y mucho menos a mejorar nuestros servicios públicos.

“Es triste ver que cada vez que el Gobierno Vasco adopta una iniciativa legislativa tiene un resultado catastrófico, tanto para el empleado público como para el usuario de los servicios públicos, -afirma Arantza Agote-, puesto que lejos de mejorar y afianzar las condiciones laborales y sociales de sus trabajadores, ahonda aún más en la precariedad y coarta derechos obtenidos en negociación colectiva a lo largo de los años, con lo que ello supone, y afecta subsidiariamente a la población”.

Abre las puertas a la privatización

UGT denuncia que el Gobierno vasco quiera implantar una ley a su medida, con la que pueda hacer y deshacer cuestiones muy relevantes para los empleados públicos y que afectan directamente a la población vasca, puesto que abre aún más las puertas a las privatizaciones en detrimento de los servicios públicos que dan cobertura a toda la ciudadanía.

“Con esta ley -advierte- quedan a merced de las actuaciones de las diferentes administraciones, la carrera profesional, posibilidad de una mesa macro para homologar condiciones laborales de todas y cada una de las administraciones vascas… En definitiva, esta ley da mayor cobertura legal a los recortes que el Gobierno lleva aplicando en los últimos años”.