Encierro en los hospitales vascos para exigir el mantenimiento de la calidad de los servicios de Osakidetza

Jueves, 18 de setiembre de 2014
Print This Post
  
  
Email This Post   


Jueves, 18 de setiembre de 2014

Desde primeras horas de esta mañana, representantes de UGT -en unidad de acción con los otros sindicatos representativos- mantienen un encierro en los hospitales vascos para exigir el mantenimiento de la calidad de los servicios de Osakidetza, después de que el lunes se levantaran de la mesa sectorial, ante la falta de voluntad negociadora de la dirección al deterioro de las condiciones de trabajo.

Los representantes sindicales denuncian el deterioro de las condiciones de trabajo y, sobre todo, la destrucción de empleo por parte de la dirección de Osakidetza durante los últimos cuatro años.

Recuerdan que la Comunidad autónoma vasca destina 1.000 millones de euros menos a gasto sanitario en proporción a la riqueza generada por la media de la OCDE, una brecha que ha aumentado desde la puesta en marcha de las políticas de austeridad.

“Esta falta de financiación está ahogando a Osakidetza. no hay personal suficiente, los trabajadores/as sufren cargas de trabajo insoportables y, además, soportamos una reducción del 17% de poder adquisitivo, penalizando el derecho a enfermar, aumentando la jornada laboral, privatizando nuevos servicios, evitando sustituciones…”

Denuncian que la dirección de Osakidetza, en la mesa de negociación que, el lunes, realizaba una propuesta de OPE insuficiente y no da respuesta a las reivindicaciones sindicales. La dirección de Osakidetza sólo convoca para cubrir expediente, con un talante intransigente y prepotente.

UGT exige concreción, manifiesta Elena Roldán, responsable del Sanidad de UGT-Euskadi. “En estos momento no valen los buenos deseos, ya que la Administración vasca ha perdido toda credibilidad y sus “buenos deseos” los ha supeditado al marco legal y a la dotación presupuestaria, por lo que el margen de maniobra es nulo”.

Este encierro de hoy en los hospitales, forma parte de las nuevas movilizaciones previstas por los sindicatos representativos, en unidad de acción, mientras Osakidetza no de pasos para modificar la situación, creando y estabilizando el empleo.