Raúl Arza exige la derogación de la reforma laboral, que supone una regresión en los derechos de las mujeres

El Secretario General de UGT-Euskadi, Raúl Arza, ha denunciado la política regresiva del Gobierno que ahonda en las desigualdades y ha exigido la derogación de la reforma laboral que "supone una regresión de los derechos de las mujeres, ya que en muchos casos trabajan a tiempo parcial y lo que ha hecho el Gobierno es precarizar este tipo de contrato aún más; también se ha facilitado al empresario la posibilidad de cambiar unilateralmente los horarios y se han endureciendo las condiciones para las reducciones de jornada".
Print This Post
  
  
Email This Post   


Viernes, 6 marzo de 2015

El Secretario General de UGT-Euskadi, Raúl Arza, ha denunciado la política regresiva del Gobierno que ahonda en las desigualdades y ha exigido la derogación de la reforma laboral que “supone una regresión de los derechos de las mujeres, ya que en muchos casos trabajan a tiempo parcial y lo que ha hecho el Gobierno es precarizar este tipo de contrato aún más; también se ha facilitado al empresario la posibilidad de cambiar unilateralmente los horarios y se han endureciendo las condiciones para las reducciones de jornada”.

Las declaraciones las ha realizado en el transcurso de la concentración que el sindicato ha llevado a cabo esta mañana en Bilbao, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y el lema “Trabajar igual, Cobrar Igual, Conciliar Igual”Lan Berdinari, Soldata Berdina, Kontziliazio Berdina”.

Durante la concentración de protesta por el deterioro progresivo de las condiciones laborales de las mujeres, Raúl Arza ha recordado que entre las consecuencias de la reforma laboral, se ha ahondado en la brecha salarial, como lo recuerda un estudio reciente del sindicato. “La mujer está cada día más lejos de la igualdad.

Trabajar 87 días más

La diferencia salarial entre hombres y mujeres se sitúa en Euskadi en torno al 26% de diferencia. Las mujeres vascas, para que su trabajo fuera remunerado con el mismo valor que el de los hombres, tendría que trabajar 87 días más al año”.

Entre las consecuencias nefastas de la política del Gobierno ha señalado que ” El 53% del total de desempleados/as son mujeres y de ellas más de la mitad llevan más de un año en el paro y el 33% de las mujeres que trabajan en Euskadi lo hacen a tiempo parcial, a diferencia de los hombres, que sólo es el 6%”.
“Las consecuencias de este tipo de trabajos es que sus prestaciones son más bajas, tanto en el desempleo, un 15%, como en las pensiones, que llega a una diferencia del 38%.

“Todas estas situaciones -ha concluido- llevan a la mujer a la pobreza, el desempleo y la precariedad, estando más lejos de la igualdad y haciéndose cada vez mayor la brecha también en las pensiones. Mientras para un hombre la pensión ha bajado hasta cobrar una media de 1.094 euros, la mujer se queda en 678 euros, según las últimas estadísticas”