Seguimos reclamando un cambio en las políticas de empleo

Un leve descenso del desempleo, cifrado 2.732 personas en noviembre, no es una buena noticia cuando el empleo que se crea es cada vez más temporal y parcial y cuando sólo el 40% de los parados cobra algún tipo de prestación 61.099 parados de los 151.865 que nos ha dejado el mes de noviembre en el País Vasco, advierte Maribel Ballesteros, Secretaria de Acción Sindical de UGT- Euskadi.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Miércoles, 2 diciembre de 2015

Un leve descenso del desempleo, cifrado 2.732 personas en noviembre, no es una buena noticia cuando el empleo que se crea es cada vez más temporal y parcial y cuando sólo el 40% de los parados cobra algún tipo de prestación 61.099 parados de los 151.865 que nos ha dejado el mes de noviembre en el País Vasco, advierte Maribel Ballesteros, Secretaria de Acción Sindical de UGT- Euskadi.

“Seguimos reclamando un cambio en las políticas de empleo y que el Gobierno vasco adopte medidas para incentivar la contratación indefinida en Euskadi y reforzar el sector industrial, verdadero motor de la economía”.

El sector servicios sigue siendo el que mayor número de parados registra (99.752), precisamente donde existe un claro abuso de los contratos temporales y parciales.

La temporalidad sigue subiendo hasta casi el 93%. En lo que va de año se han realizado 792.434 contratos, de los que nada menos que 736.907 son temporales frente a 55.527 indefinidos.

“El empleo está siendo muy deteriorado con contratos de muy corta duración -señala Maribel Ballesteros-, como lo demuestra el hecho de que los 74.146 contratos realizados en noviembre, sólo significan 3.576 cotizantes más a la Seguridad Social, un mínimo incremento del 0,40% respecto al mes anterior”.

UGT viene exigiendo un giro a las políticas económicas y sociales. Basar el modelo productivo en empleo de calidad, combatiendo el paro de larga duración y la precariedad laboral.

“Si no se apuesta por un mercado laboral -manifiesta Maribel- alejado de los empleos de baja calidad, empleos sumergidos y actividades de escaso valor añadido, no se va a lograr un crecimiento sostenible y una mejora de la competitividad y del bienestar de la población, cada vez más desprotegida en prestaciones”.