UGT rechaza la Ley de Empleo Público vasco que se quiere aprobar sin consenso sindical y, por tanto, no recoge las necesidades de empleados públicos y ciudadanía

Las representantes de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT-Euskadi han mostrado su rechazo a la Ley de Empleo Público vasco, en la comparecencia ante el Parlamento vasco, hoy, a las 15.30h de la tarde. UGT advierte que "esta Ley se quiere aprobar sin consenso sindical, por lo que no recoge las necesidades de los 130.000 empleados públicos vascos ni de la ciudadanía" manifiesta Arantza Agote, Secretaria General de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Euskadi quien denuncia que "No recorta la temporalidad del empleo público en las administraciones ni cierra puertas a la privatización".
Print This Post
  
  
Email This Post   


Lunes, 14 marzo de 2016

Las representantes de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT-Euskadi han mostrado su rechazo a la Ley de Empleo Público vasco, en la comparecencia ante el Parlamento vasco, hoy, a las 15.30h de la tarde. UGT advierte que “esta Ley se quiere aprobar sin consenso sindical, por lo que no recoge las necesidades de los 130.000 empleados públicos vascos ni de la ciudadanía” manifiesta Arantza Agote, Secretaria General de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Euskadi quien denuncia que “No recorta la temporalidad del empleo público en las administraciones ni cierra puertas a la privatización”.

UGT ha mostrado ya en distintas ocasiones el rechazo a la Ley de Empleo Público Vasco, en especial por “la poca consideración que la participación sindical tiene en el texto de la Ley. El texto rezuma de urticaria sindical y el papel de las organizaciones sindicales en la determinación de las condiciones de trabajo de los empleados públicos vascos se encuentra muy limitado en el texto. La representación sindical estamos para negociar; no queremos ser convidados de piedra”.

Otro de los puntos en que UGT se muestra disconforme es con la figura del personal directivo que “debiera ser tan sólo funcionario y para puestos de trabajo muy concretos. La figura descrita en el proyecto de Ley invade competencias funcionariales, como puestos de director de servicios, y permite una contratación masiva de políticos en paro”.

Arantza Agote advierte que la Ley introduce una doble escala salarial a través de la introducción del complemento de carrera profesional que sustituye al complemento específico. Y asegura que “a diferencia de otras leyes vigentes de empleo público, no existe participación sindical en el control y desarrollo de la evaluación profesional. Esta evaluación es básica para el nuevo concepto de función pública y para el acceso a la carrera profesional. UGT plantea el mantenimiento del modelo retributivo actual la consideración del complemento de carrera como un complemento distinto y diferenciado del complemento específico”.

Carta de devolución de los derechos de los empleados públicos

Los representantes de UGT exigen una “Carta de Devolución de los Derechos de los Empleados Públicos” que integre en el Proyecto de Ley del Empleo Público vasco los derechos perdidos y avance en el reconocimiento de los derechos por conciliación de la vida familiar y laboral.

Entre otras cuestiones, UGT considera muy grave que el personal empleado público monolingüe vea coartado su derecho a la movilidad y a la promoción interna por la exigencia de perfiles. “Abogamos por el euskera, pero éste es un problema que debe resolverse con el relevo generacional”.