Próximas movilizaciones en contra de la privatización de servicios en Osakidetza

Los sindicatos con representación en Osakidetza han presentado esta mañana, en rueda de prensa, movilizaciones en contra de las privatizaciones en el Servicio Vasco de Salud. Las movilizaciones se inician el próximo 21 de febrero, con concentraciones frente a las delegaciones de Sanidad de los tres territorios, en Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Donosti. Los portavoces sindicales anuncian que que irán aumentando de intensidad en la medida en que Osakidetza mantenga su postura de externalizar servicios.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Los sindicatos recuerdan que ya durante el año pasado, los sindicatos, de forma conjunta, hemos llevado a cabo movilizaciones en contra de las privatizaciones, especialmente en el Hospital de Urduliz, donde ahora Osakidetza plantea la privatización de servicios de lencería y cocina; también quiere privatizar el servicio de lavandería del hospital de Leza y el servicio informático y a la apertura del Hospital de Eibar pretende la gestión privada de diferentes servicios como la rehabilitación.

A principios de este año y ante la apertura de la licitación de servicios de cocina y lavandería y lencería del Hospital de Urduliz, en una clara apuesta por la privatización, sin informar a los representantes sindicales UGT denunciaba públicamente que “si bien en este caso los servicios no son eminentemente sanitarios, es importante que sean empleos públicos, dado que sus funciones se desarrollan en un entorno hospitalario. “Osakidetza no puede seguir externalizando y precarizando el empleo para dar ganancias y beneficios a empresas particulares”.

“La dirección de Osakidetza mantiene su apuesta por la privatización -subrayan en el comunicado conjunto-,  a pesar de los acuerdos en vigor con los sindicatos, que incluyen la prohibición expresa de privatizar o externalizar ningún servicio, además de un estudio para la reversión de las subcontrataciones actualmente existentes. Por contra, justifica públicamente esta decisión en base a la eficiencia económica, pero esto no es así. Sólo la privatización del servicio de limpieza supone un sobrecoste de 5.000 euros por cada persona subcontratada”.

Los sindicatos hemos solicitado, reiteradamente, informes que justifiquen estas medidas y el Consejero de Sanidad se ha negado a realizar ningún estudio de impacto económico ni de impacto en la calidad de los servicios.

Ana Vázquez, la responsable de UGT-Sanidad viene exigiendo a la dirección de Osakidetza que de marcha atrás en la privatización de servicios en hospitales de la red pública y demanda la utilización de las bolsas de empleo de Osakidetza para cubrir los servicios, porque estas actuaciones dejan sin opción de traslados a personal del sistema sanitario público vasco de estas categorías y frustran las expectativas de trabajo de quienes se encuentran en las bolsas de trabajo de Osakidetza.