Subidas salariales y garantizar necesidades básicas, fundamentales en este momento de incertidumbre de la crisis sanitaria

El IPC vuelve a subir debido al encarecimiento de los productos básicos de consumo y la electricidad. Por ello, es necesario avanzar en subidas salariales en los convenios y subir el SMI
Print This Post
  
  
Email This Post   


“Hay que evitar que los efectos más perniciosos de la pandemia se vuelvan estructurales”, advierte Daniel González, Secretario de Política Sindical e Institucional de UGT-Euskadi, al valorar la subida de los precios, un año después del primer confinamiento y del inicio de la crisis sanitaria.

El representante de UGT-Euskadi advierte que es fundamental avanzar en la negociación colectiva en Euskadi, que durante 2020, y lo que llevamos de 2021, ha estado prácticamente paralizada, salvo casos puntuales, con un 90% de los convenios sectoriales no vigentes, un total de 134 convenios que sus trabajadores/as no tienen actualizadas sus condiciones laborales y menos salariales. Esta situación viene derivada fundamentalmente de la reforma laboral del 2012, por lo que UGT va a seguir insistiendo en las movilizaciones para su derogación.

Para UGT es fundamental  también subir el SMI, para garantizar un ingreso mínimo a aquellos con salarios más inferiores, congelarlo solo perjudica a las personas que menos tienen. No hay razones objetivas para no subir el SMI. En otros países de Europa sí se ha subido, a pesar de que también están viviendo una situación de crisis. 

En un horizonte económico y social de gran incertidumbre, garantizar las necesidades básicas de aquellos que peor lo están pasando sigue siendo una máxima.