UGT-Euskadi defiende el Acuerdo de Mesa de Diálogo Social para avanzar en los convenios vascos

Con este acuerdo UGT trata de proteger los convenios vascos y de buscar soluciones a más de 380.000 trabajadores/as vascos que tienen sin actualizar sus salarios, pero ELA no acuerda y no permite que otros acuerden, escenificando un descontento que desprestigia a los sindicatos que, como UGT, intentamos mejorar la vida de los trabajadores/as, por muy pequeña que sea la empresa donde presta sus servicios.
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT-Euskadi defiende el acuerdo de mesa de dialogo social, como forma para buscar soluciones a la pérdida de derechos y de poder adquisitivo de los trabajadores/as. No se trata de confrontar, como hace ELA, sino de buscar soluciones a los verdaderos problemas de los trabajadores/as.

La actitud del sindicato nacionalista produce cansancio. Tanta demagogia proviniente de un sindicato que no asume ninguna responsabilidad, que no llega a acuerdos, que deja a los otros negociar para después criticar con la consabida frase de que “es poco lo que han conseguido”, pero claro… ellos y sus afiliados también se benefician. Siempre se han beneficiado de lo que los demás hemos firmado. Ahí están los EREs con acuerdo, los convenios de eficacia limitada en grandes empresas, el último convenio alcanzado en Michelín-Vitoria, con más del 93% de la plantilla adherida al mismo, así como los convenios de Metal en Alava y Bizkaia.

El acuerdo blinda los convenios de ámbito de Euskadi

En estos momentos tenemos más de 380.000 trabajadores/as sin actualizar sus condiciones laborales o decaídos. Por eso, algunos hemos negociado y firmado este acuerdo en julio, con Gobierno vasco y Confebask. Un acuerdo que abre la puerta a blindar la negociación colectiva en Euskadi y a actualizar las condiciones salariales y laborales de los vascos, con tres compromisos claros:

1. Difusión de los convenios de eficacia limitada, a través de los boletines oficiales respectivos, siempre que no sea posible los acuerdos de eficacia general.
2. Proteger el ámbito vasco de negociación, dando prioridad a los acuerdos en Euskadi, a través de un acuerdo intersectorial.
3. La necesidad de la búsqueda permanente de acuerdo.

En UGT no nos resignamos a no buscar soluciones a esta situación de bloqueo, y no entendemos la estrategia egoísta y corporativista, de algunos sindicatos apostando principalmente por la negociación colectiva empresa por empresa, habida cuenta de que muchos trabajadores tienen sus empleos en empresas de pequeñas dimensiones, de menos de 10 trabajadores, más de 200.000, y sin representación sindical.

Los resultados son muy clarificadores, en el año 2015 se firmaron 169 convenios para 16.294 trabajadores/as y en lo que llevamos de año 2016 sólo se han firmado 88 convenios de empresa, que afectan a 12.835 trabajadores/as.

Por ello, UGT-Euskadi va a proponer en el próximo pleno del CRL, la apertura de una mesa para buscar un acuerdo intersectorial de estructura, esperando que Confebask pase de las palabras a los acuerdos.

Como sindicato, nos preocupan las mismas cosas, la precariedad y rotación del empleo , la devaluación de los derechos de los trabajadores, el abaratamiento del despido que se ha producido con las últimas reformas laborales… Pero lejos de aunar esfuerzos para combatir lo que nos perjudica a todos los trabajadores/as, ELA ha optado por su propia estrategia: La de descalificar continuamente a los otros sindicatos representativos, especialmente a UGT. Pero su estrategia está dejando en las peores de las condiciones posibles a 380.000 trabajadores/as vascos, que no tienen convenio actualizado o lo tienen decaído y de hecho, los asalariados vascos son los que más poder adquisitivo han perdido en los últimos años.

Exigimos a ELA que rectifique la declaración de su Consejo Nacional en cuanto a la necesidad de financiación publica de los sindicatos firmantes del acuerdo de Mesa de Dialogo Social, ya que ELA es el sindicato que más recursos obtiene del Gobierno vasco, a la vista de los datos del año 2015, en el que recibió 796.657,20 euros, frente a los 460.992,40 que recibió CCOO, 446.936,80 LAB y 338.042,40€ UGT. En el resto de instituciones sociolaborales como Osalan, Lanbide, CRL, HOBETUZ y CES hay que asistir regularmente y trabajar en propuestas, debates y decisiones para poder percibir las retribuciones reguladas en cada organismo.

Su campaña contra el acuerdo de la mesa de diálogo social sólo es un recurso recurrente para justificar la falta de asunción de su responsabilidad como organización sindical ‘mayoritaria’.