UGT-Euskadi participa en la marcha al cuartel de Loiola para recordar la victoria antifascista

Con motivo del 80 aniversario de la toma del cuartel de Loyola, por combatientes antifascistas en respuesta al golpe de Estado de 1936, representantes de UGT-Euskadi han participado hoy junto a otras organizaciones, en la marcha organizada bajo el lema contra el fascismo de ayer y de hoy.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La movilización convocada por un numeroso grupo de sindicatos, partidos y colectivos ha partido a las 18.00 desde el parque de Cristina Enea en Donostia, y ha llegado sobre las 19.00 horas al cuartel de Loyola, donde se ha rendido un homenaje a las personas que lucharon en aquellos días, donostiarras de diferentes ideologías (comunistas, socialistas, libertarios, abertzales y republicanos) y que «unieron fuerzas para hacer frente al fascismo y al militarismo autoritario».

13876400_1629092890734414_7754295129100458586_n

Frente al cuartel de Loyola los convocantes han leído el siguiente discurso:

La mañana del 28 de julio de 1936 se rindió el cuartel de Loiola al sitio que los milicianos, adscritos a todas las fuerzas políticas que se mostraron leales a la República, le tenían sometido desde la mañana del 24 de julio. El coronel Carrasco Amilibia, uno de los dos jefes de la guarnición, tras muchos titubeos y vacilaciones, lo entregó; mientras que el teniente coronel Vallespin, el otro jefe, se fugaba en el último momento para incorporarse a las fuerzas fascistas que avanzaban desde Navarra hacia Oiartzun e Irún. Pocos días atrás habían tenido lugar los combates más duros y sangrientos para sofocar los focos facciosos, originados en parte por avanzadillas de fuerzas que partieron del cuartel de Loiola. El Casino, la Equitativa, el hotel Maria Cristina, edificios donde se atrincheraron los sublevados y que hubo que tomar y rendir al precio de muchas vidas. O las barricadas en la calle Larramendi, donde los milicianos detuvieron el más serio intento de avance sobre la ciudad de elementos sublevados de Loiola. Todos ellos deben constituir jalones en el recuerdo de la resistencia popular donostiarra. Una resistencia vibrante, en muchas ocasiones heroica, que impidió el triunfo de la sublevación fascista. Con la rendición del cuartel se culminaba la completa liberación de la ciudad, y su adhesión total a la República.

“Miguel Usabiaga, escritor. Hijo de Marcelo Usabiaga, combatiente republicano”

Loiolako kuartelak hartzea, Donostiako Herriaren eta ezker ideologia anitzeko indar soziopolitikoen ekimena izan zen. Une hartako herritar askoren odolez eta geroko errepresio basatiez ordaindu zena hain zuzen.
Gertakari haien 80.en urtemugan, oroimen ekimena hau bultzatzen dugun eragile soziopolitiko ezberdinek zera azpimarratu nahi dugu: Herritar horiek, ideologia ezberdinetakoak izanik (komunista, sozialista, libertarioa, abertzaleak, errepublikazaleak,…), indarrak batu zituztela elkarrekin faxismoari eta autoritarismo militaristari aurre egiteko. Askatasuna defendatu zuten. Herritar eta langileriaren eskubideak zanpatu nahi zituztenei aurre egin zieten, eta hori da hain zuzen gaur balioa bezala agerian jarri nahi duguna. Ezkerreko indar ezberdinen batasuna faxismoaren aurka, eta askatasunaren eta herritarren defentsan.
Gaur egun Europan eta gure inguruan faxismoa eta autoritarismoa berriro indartzen ari den une honetan, duela 80 urteko gertakariek gaurkotasun handia hartzen dute, eta egungo belaunaldi gazteentzat eredu bat dira. Are gehiago Espainia bezalako estatu batean, non frankismoaren oinordeko politikoak boterean egoteaz gain, beraien krimenak argitzeko inolako urratsik eman ez dutenenean gaur egun arte.
Ezin ahaztu ere borroka haietan parte hartu zuten herritarren zein militanteen eta beraien erakundeen aurkako, frankismoaren geroko mendekua. Donostiako herritar askoren aurkako mendekua ere bilakatu zena hain zuzen ere.
Egia, Justizia eta Erreparazioa aldarrikatzen ditugu beraientzat, baina gaurko urtemuga honetan zor diegun erreparaziorik zuzenena, beraien borroka ausarta eta herrikoia gogoan izatea, belaunaldi berriei kontatzea, eta etorkizunean ere omentzea da eta izango da.

Euskal Herria, 2016ko uztailaren 28an.