UGT-Euskadi solicita flexibilidad en las medidas para los traslados de los trabajadores del sector pesquero en plena costera de la anchoa

Los trabajadores de la flota pesquera vasca, al igual que sucede a toda la flota pesquera del Cantábrico, tras la venta del pescado, en este caso la anchoa, tienen serias dificultades para desplazarse a sus domicilios para descansar tras la jornada de trabajo, encontrándose en muchos casos a largas distancias
Print This Post
  
  
Email This Post   


El responsable nacional del sector Marítimo – Portuario de UGT Euskadi, José Luis García, ha puesto en conocimiento, en el día de ayer, al Delegado del Gobierno en el País Vasco, dado que es un problema que afecta entre comunidades, de las dificultades que tienen las trabajadoras y trabajadores de la flota pesquera vasca, en plena costera de la anchoa, para los traslados que han de realizar desde el puerto donde atracan su barcos a sus domicilios para el disfrute de su jornada de descanso reglamentada, y viceversa.

UGT informa que los trabajadores de la flota pesquera vasca, al igual que sucede con los de otras comunidades autónomas, tras la venta del pescado, en este caso la anchoa, tienen serias dificultades para desplazarse a sus domicilios para descansar tras la jornada de trabajo, encontrándose en muchos casos a largas  distancias de estos. A modo de ejemplo, un barco pesquero de Bermeo o de Guetaria puede descargar en Colindres (Cantabria) o un barco pesquero de Colindres o Laredo puede descargar en Bermeo (Bizkaia).

Ello supone que tras muchas horas de jornada en la mar, sin que puedan guardar la distancia aconsejada por las autoridades cuando están faenando, al querer regresar a sus domicilios, solamente se les permite viajar a 3 personas en una furgoneta de ocho plazas, bajo riesgo de sanción por parte de la Ertzaintza y/o Guardia Civil si exceden de este número. Este problema, recientemente, ha sucedido con tripulaciones cántabras que se encontraban faenando enfrente de las costas Bizkainas y Guipuzkoanas.

Así pues, para trasladar la tripulación a sus domicilios, tienen que hacer varios recorridos de 100km. ida y vuelta en un coche particular hasta que toda la tripulación está en casa. Y al día siguiente han de realizar la misma operación para volver a embarcar y salir a faenar de nuevo, pudiéndose incumplir el descanso mínimo que se requiere entre jornada y jornada de trabajo, con el riesgo de sufrir un accidente laboral, bien sea  en el desplazamiento o  en el ejercicio de sus funciones. en cualquier momento, ocasionado por la falta de descanso.

Si a ello se añade que el kilo de anchoa se está vendiendo en lonja a una media de 0,60 euros (en la lonja de Santoña se ha vendido de inicio a 0,79 para terminar a 0,04 euros/kilo), se corre el serio riesgo de que, si a los bajos precios de las capturas se le suman posibles sanciones económicas en los traslados de barco a domicilio o viceversa, los trabajadores de la flota pesquera, se puedan plantear muy seriamente el amarre de los barcos porque en esas condiciones no pueden faenar, dado que no se cumplen las condiciones mínimas de seguridad en materia de descanso, ni tampoco de rentabilidad.

Como solución, UGT propone medidas como las que se han establecido para Osakidetza, donde se ha contratado con Euskotren un transporte desde Vitoria – Gasteiz a varias zonas de Gipuzkoa, para trasladar al personal sanitario que presta sus servicios en el Hospital de Txagorritxu, o que se flexibilicen las restricciones en materia de traslados de este personal que realiza servicios para el sector primario como es el de la extracción de alimentos para la ciudadanía. Para ello, cree conveniente que se establezcan los cauces de comunicación necesarios con las Cofradías de Pescadores de los puertos donde se van a realizar las descargas de las capturas, para que, entre todas las partes implicadas en el asunto, buscar fórmulas o soluciones al transporte de estos trabajadores, evitando de esa manera la posibilidad de que sean sancionados por parte de la Ertzaintza y/o Guardia Civil.