UGT-Euskotren advierte que no va a tolerar ni una multa y exige que se busquen soluciones en una parada en la que confluyen 7 líneas de autobuses

Responsables del sindicato instan a la edil, Pilar Arana, a que sea seria dado que nadie acude a trabajar para perder dinero y son 3 multas en 4 meses
Print This Post
  
  
Email This Post   


UGT-Euskotren critica duramente las declaraciones realizadas por la concejala de Movilidad y Transportes del Ayuntamiento de Donostia, Pilar Arana, en las que resta importancia a la situación que padecen los conductores de autobuses de la línea Zumaia-Donostia de Euskotren, al señalar que tan sólo son 3 multas en un año. En este sentido UGT-Euskotren quiere dejar claro que esto no se ajusta a la realidad, dado que han sido 3 sanciones en menos de cuatro meses. En cualquier caso, los responsables del sindicato advierten que no van a tolerar ninguna multa por ejercer sus funciones tal y como viene recogido en el reglamento de Transportes urbanos y recuerdan a Pilar Arana que nadie acude a su puesto de trabajo para perder dinero.

Y es que desde diciembre de 2018, los conductores de la línea Donostia-Zumaia han recibido una sanción por estar en doble fila y obstaculizar el carril de circulación, así como otras dos sanciones por dejar los autobuses parados dentro de la parada, pero cerrados y sin conductor.

Ante esta situación UGT-Euskotren insiste en que los conductores tienen derecho a ir al servicio y a descansar, y al ser una parada de fin de trayecto y principio, los conductores disponen de 10 minutos para ello. “Si ese tiempo lo utilizan en dar vueltas a los puentes, dado que nadie parece querer solucionar el problema, esto puede traducirse en una perdida de seguridad en la circulación, por fatiga o por estar indispuesto con ganas de ir al servicio” recalcan los responsables del sindicato.

Para UGT, la situación comienza a ser una broma pesada, ya que la concejala de Movilidad, lejos de tratar de solucionar con Diputación el problema que existe de fondo, la falta de espacio que hay en esa parada, donde en estos momentos confluyen 7 líneas diferentes de autobuses, sigue defendiendo multar a los conductores. De esta manera, parece primar más recaudar el dinero de las sanciones, que buscar las posibles soluciones, ya que ni tan si quiera han tratado de reunirse con los trabajadores que conocen la situación de primera mano.

UGT-Euskotren recuerda que en la parada de Federico García Lorca confluyen siete líneas de transporte público de dos empresas diferentes (Ondarribi y Zumaia), teniendo espacio para un solo autobús. En una parada situada a escasos 50m (frente a la estación de Renfe) hay espacio para tres autobuses y tan sólo operan tres líneas.

Por todo ello los responsables sindicales advierten que si en breve no tienen una solución se verán obligados a realizar acciones mas contundentes.

Impactos: 480