UGT exige a Osakidetza reforzar con recursos humanos y materiales las Unidades Básicas de Prevención

Recuerda al Servicio Vasco de Salud la obligación de actualizar la evaluación de riesgos laborales con el COVID19
Print This Post
  
  
Email This Post   


En la última reunión del Servicio Corporativo de Prevención de Osakidetza, UGT ha exigido reforzar las plantillas de las Unidades Básicas de Prevención, tanto en recursos humanos como en material preventivo. Todo ello con un estudio y revisión en profundidad de la estructura preventiva de Osakidetza, para reforzar y reformar la distribución de las UBP, teniendo en cuenta las necesidades concretas de cada Organización Sanitaria Integrada (OSI).

Según el responsable de Salud Laboral de Servicios Públicos de UGT-Euskadi, Antonio González, dicha evaluación  deberá realizarse, teniendo en cuenta la edad y género del personal, así como las situaciones específicas en las que puedan encontrarse los trabajadores y trabajadoras especialmente sensibles.

Según datos facilitados por el Servicio de Prevención Corporativo de Osakidetza, a fecha 29 de mayo de 2020 ascendían a 2.156 los profesionales con PCR Positiva, lo que supone el 5.43% de la plantilla de 35.371 trabajadores y trabajadoras de Osakidetza, de los que el 80% son mujeres, 17.607 trabajadores/as mayores de 50 años y 4.806 mayores de 60 años.

UGT advierte que el resultado objetivo de la pandemia COVID19 son los 2.156 profesionales contagiados, pero también hay otras repercusiones en la salud de los trabajadores/as de la Sanidad Pública Vasca  directamente relacionada con las situaciones vividas en sus puestos de trabajo, que ha visto  aumentado el volumen de trabajo. En concreto, a fecha de 30 de mayo, Osakidetza hizo público que se habían tratado por personal de Osakidetza a más de  16.000 pacientes recuperados o altas, a más de 5.500 ingresados en hospitales, con una media de 10 días de ingreso y 480 pacientes en UCI, con una media de estancia que supera los 15 días; así como la realización de más de 200.000 pruebas realizadas de PCR y 113.338 test rápidos.

Reciente concentración de celadores del Hospital de Cruces en la que participó UGT

El sindicato advierte que los profesionales han soportado cargas de trabajo desproporcionadas, con una carga emocional que sin duda les pasará factura, así como la presión asistencial, los cambios de puesto de trabajo, de turnos, de horario, de servicios; con plantillas insuficientes y  falta de equipos de protección, o el uso de equipos que no cumplían con las garantías de protección adecuadas, el escaso acceso a la realización de test fiables, la falta de uniformidad en protocolos que se modificaban continuamente para encubrir y justificar la carencia de recursos de protección, por faltas inadmisibles de abastecimiento, poniendo en riesgo continuamente la salud de los profesionales.

Para UGT es necesario  defender la seguridad y la salud en el trabajo, por ello exige que se reestructuren y refuercen los recursos en prevención, con objeto de garantizar la seguridad y salud del total de su plantilla en sus centros de trabajo, integrando la prevención de riesgos laborales en la gestión general de las organizaciones de Osakidetza.