UGT Irakaskuntza considera prematura la reanudación de la actividad docente presencial

La Consejería de Educación ha presentado esta mañana a los sindicatos, en una reunión, un plan para la reanudación de la actividad docente presencial a partir del día 18 de mayo, es decir, en dos semanas, que para UGT-Irakaskuntza resulta prematuro, cuando estamos todavía en la desescalada del estado de alarma del COVID19. El Plan presentado por la Consejería de Educación tiene muchas carencias
Print This Post
  
  
Email This Post   


La Consejería de Educación ha presentado esta mañana a los sindicatos, en una reunión, un plan para la reanudación de la actividad docente presencial a partir del día 18 de mayo, es decir, en dos semanas, que para UGT-Irakaskuntza resulta prematuro, cuando estamos todavía en la desescalada del estado de alarma del COVID19.

En la reunión con la Consejera de Educación, Cristina Uriarte, se ha informado a los sindicatos sobre el Plan, que además de prematuro consideramos escaso. Para UGT, las medidas preventivas deben de ir más allá del uso de mascarillas y el distanciamiento social, dado que el alumnado es un colectivo de fácil propagación del COVID19.

UGT Irakaskuntza ha hecho saber a la Consejería que falta un tratamiento individualizado del personal docente y no docente ante esta vuelta a las aulas,  especialmente de los colectivos de riesgo, tales como diabéticos, personas con enfermedades cardiovasculares y mayores de 60 años, entre otras que han  señalado las autoridades médicas.

UGT ya había exigido a la  Consejería de Educación la negociación en mesa sectorial de este plan de retorno a las aulas, recuerda que el curso académico se sigue realizando vía telemática y, por tanto, consideramos positivo la no modificación del calendario escolar, así como las medidas tomadas respecto al refuerzo educativo del alumnado que no ha tenido ocasión de formación on-line.  Todo ello, siguiendo las obligatorias medidas sanitarias.

Para  UGT Irakaskuntza la prioridad en todo momento tiene que ser la salud y la seguridad de la comunidad educativa y el derecho a la educación y en el plan presentado faltan aspectos tan importantes como el necesario reforzamiento de las plantillas docentes para aplicar las medidas de seguridad y protección sanitaria que se deben tomar en la actividad educativa de manera presencial, realizar test de forma generalizada, tomas de temperatura a la entrada y salida del centro y dentro de la jornada laboral, y proporcionar a todo el personal medidas de protección individualizada, como mascarillas y geles desinfectantes.

En la misma línea, UGT considera que faltan aspectos sobre la disminución de ratios en todas las etapas educativas, la revisión del currículo y la necesaria provisión de fondos para afrontar estas medidas extraordinarias. Cuestiones todas ellas que deberían empezar a ser abordadas y negociadas en la correspondiente mesa sectorial de educación.

En lo referente a la etapa de 0 a 2 años, UGT advierte que el fin de los centros educativos no es la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, aunque sean un importante elemento conciliador. Tener en cuenta solamente este enfoque es erróneo e injusto para los trabajadores/as de la educación. Deben ser las empresas y las administraciones públicas quienes garanticen al conjunto de las personas trabajadoras las necesarias medidas de conciliación.