La Federación del Metal de UGT-Euskadi hace llamamiento al Gobierno vasco para que se involucre en medidas que pongan fin a la escalada de precios energéticos

El alto precio por Mwh que se está pagando desde hace unos días provoca que varias empresas en Euskadi hayan comenzado a parar, o en su caso, a recortar sus producciones y limitarlas a las pocas horas en las cuales el precio del Mwh es asumible para fabricar un producto competitivo y rentable.
Print This Post
  
  
Email This Post   


La Federación de Metal Construcción y Afines de Euskadi del sindicato UGT, advierte que el incremento incontrolado de los precios de la energía que se está dando en los últimos días, puede acarrear graves consecuencias a las empresas consideradas como grandes consumidoras de energía, y por ende a sus empleados. Por ello, hace un llamamiento al Gobierno vasco para que se involucre en el asunto y se adopten medidas que pongan fin a la escalada injustificada de los precios energéticos, que tanto limita la productividad de esta industria y hace peligrar miles de puestos de trabajo en Euskadi.

El alto precio por Mwh que se está pagando desde hace unos días provoca que varias empresas en Euskadi hayan comenzado a parar, o en su caso, a recortar sus producciones y limitarlas a las pocas horas en las cuales el precio del Mwh es asumible para fabricar un producto competitivo y rentable.

Diferentes secciones sindicales de UGT-MCA de las empresas directamente afectadas, Arcelor Mittal, Nervacero, Alcoa, Sidenor, Productos Tubulares… quieren denunciar, una vez más, que las consecuencias de estas reducciones de producción las van a acabar pagando los trabajadores, pudiendo ver sus puestos de trabajo comprometidos si estos precios se mantienen en el tiempo. Tal como ha advertido la AEGE, Asociación de Empresas de Gran consumo Energético, “los precios están anulando los planes de producción actuales y los previstos para 2014, lo que repercutirá en una menor exportación, al tiempo que tendrá repercusión en el empleo y en un incremento del riesgo de deslocalización”.

El sindicato no descarta que se emprenda una campaña de movilizaciones como protesta por la incapacidad de los poderes públicos para poner freno a los abusos de las grandes compañías energéticas y rechazar el “compadreo” existente entre ambos. Recordando que no es difícil encontrar a ex altos cargos políticos trabajando como consejeros para estas mismas empresas.