UGT-Euskadi y PSE-EE apuestan por un gran pacto de empleo y reactivación económica

Representantes de las direcciones de UGT-Euskadi y del PSE-EE, encabezados por sus secretarios generales, Raúl Arza e Idoia Mendia, se han reunido hoy en Bilbao tras la renovación de la ejecutiva de los Socialistas Vascos. Ambas delegaciones han cambiado impresiones sobre la situación económica y de desempleo que vivimos en el País Vasco, así como posibles salidas a la situación de la negociación colectiva y las alternativas factibles para reactivar la economía creando empleo.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Miércoles, 8 de octubre de 2014

Representantes de las direcciones de UGT-Euskadi y del PSE-EE, encabezados por sus secretarios generales, Raúl Arza e Idoia Mendia, se han reunido hoy en Bilbao tras la renovación de la ejecutiva de los Socialistas Vascos. Ambas delegaciones han cambiado impresiones sobre la situación económica y de desempleo que vivimos en el País Vasco, así como posibles salidas a la situación de la negociación colectiva y las alternativas factibles para reactivar la economía creando empleo.

En este sentido, han coincidido en la necesidad de abordar un gran acuerdo de reactivación económica para ayudar a las empresas productivas y afrontar el problema del desempleo, que ha crecido en más de 100.000 personas en los últimos años. Para el PSE-EE y UGT resulta urgente aprovechar las capacidades que nos brinda el autogobierno para frenar el deterioro que causa en nuestro tejido productivo unas políticas de austeridad equivocadas.

Se requiere aprovechar los recursos generados con la reforma fiscal pactada con los socialistas para estimular la actividad económica y mantener nuestros servicios públicos, como son la sanidad, la educación y las prestaciones sociales.

UGT-Euskadi y el PSE-EE comparten la necesidad de defender los derechos laborales que tanto esfuerzo supuso convertir en leyes y de apuntalar la negociación colectiva sectorial, para mantener los convenios regulados. Apuestan, en este sentido, por realizar las acciones necesarias para blindar los convenios en Euskadi, con el fin de evitar que se produzca una devaluación y precarización de las condiciones laborales de los trabajadores al amparo de la reforma laboral aplicada por el Gobierno del PP.