UGT-Euskadi ante datos IPC noviembre: “Existe un deterioro de la capacidad de compra de los trabajadores/as que pone en evidencia el ‘mantra’ del Gobierno de la recuperación”

Según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), hoy, la tasa de inflación en noviembre, en Euskadi, no ha experimentado oscilaciones respecto al mes anterior y , en lo que va de año, los precios se mantienen invariables (0,0%) en Euskadi. No obstante, UGT- Euskadi llama la atención sobre el deterioro constante de la capacidad de compra de los trabajadores/as vascos, que "pone en evidencia el 'mantra' del Gobierno sobre la supuesta recuperación", afirma Maribel Ballesteros, Secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi.
Print This Post
  
  
Email This Post   


Viernes, 12 diciembre de 2014

Según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), hoy, la tasa de inflación en noviembre, en Euskadi, no ha experimentado oscilaciones respecto al mes anterior y , en lo que va de año, los precios se mantienen invariables (0,0%) en Euskadi. No obstante, UGT- Euskadi llama la atención sobre el deterioro constante de la capacidad de compra de los trabajadores/as vascos, que “pone en evidencia el ‘mantra’ del Gobierno sobre la supuesta recuperación”, afirma Maribel Ballesteros, Secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi.

El comportamiento de los precios en nuestra Comunidad sigue siendo muy diferente al resto de Comunidades autónomas, cuyos precios bajaron el 0,1% en octubre, y nada menos que el 0,5% desde enero. De hecho, si de mide en tasa anual, comprobamos que Euskadi es, junto con Baleares y Cataluña, el territorio más inflacionista de todo el Estado.

Maribel Ballesteros resalta que, como viene sucediendo, los precios que más han subido en nuestra Comunidad, son los de primera necesidad: vestido y calzado, menaje, enseñanza y alimentación. Es por ello que reclama más protagonismo para la negociación colectiva sectorial, encaminada a recuperar la capacidad adquisitiva de la ciudadanía.

“La mejora salarial contribuiría a la elevación del consumo, -manifiesta Maribel Ballesteros- por tanto de las ventas, lo que supondría un fortalecimiento de nuestra economía, tan debilitada por las políticas de austeridad y recortes sociales y salariales”.